rss 2.0 | atom
:: Neoliberalismo

Clinton vs Trump: Globalismo, Continentalismo y Crisis

Las últimas elecciones primariasen EUA ya mostraban elementos novedosos, en ambos partidos las internas daban cuenta que los candidatos de los dos establishments (estamentos o núcleos de poder) habían tenido que enfrentarse con “personajes” que nunca fueron parte del mismo, e incluso eran dos extraños/extranjeros en la política de los dos grandes partidos del bipartidismo del poder financiero norteamericano.
La clase trabajadora en Estados Unidos viene sufriendo una reconfiguración en las últimas décadas, en distintos niveles y que está en relación con los cambios en las formas de organización del capital en general y del capital financiero global en particular que impactan en su “conformación demográfica”.
Los globalistas neoliberales que financiaron e impulsaron la candidatura de Clinton son el campo más visible , pero otro campo menos visible pero altamente interesado, tomó conciencia de que Hillary y su agenda dañarían gravemente la seguridad nacional de EUA y su influencia global. Fue este campo de intereses quien organizó los hechos para que Hillary perdiera.
¿Estamos ante una gran crisis y por lo tanto, ante un gran cambio, un viraje? Las élites corporativas hoy no son monolíticas. Todo lo contrario. Hay divisiones y conflictos importantes dentro del establishment corporativo gobernante.
“Estados Unidos no será más el mismo: entre votos prematuros y conteos espurios, al final decidirá el deep state (estado profundo) de la flagrante antidemocracia estadunidense lubricada por miles de millones de dólares de las trasnacionales de Wall Street y su bancocracia, que pervierten el genuino sufragio popular” . La crisis de la estructura de poder del estado profundo, que es económico-financiera con sus también componentes políticos, ideológico-culturales, telemediáticos, es una realidad observable por un número cada vez mayor de analistas


Cambio de paradigma: ¿Crisis sistémica al estallar la ‘madre’ de todas las burbujas?

Las políticas de los bancos centrales son cada vez más señaladas como la fuente de la creciente desigualdad de ingresos y riqueza. Estas políticas respaldan las burbujas de crédito / activos pero una vez que se verán limitadas o interrumpidas, estallaran/explotaran y con ello todas las burbujas de crédito / activos, es decir, de todo el capital ficticio.
El mecanismo para resolver los problemas económicos, creando moneda de la nada, pareciera una máquina de movimiento perpetuo sin límites a la cantidad de dinero nuevo que puede crearse con un interés cercano a cero, ya que hasta los pagos de intereses pueden financiarse con ese dinero nuevo.
La fragilidad sistémica introducida por la financiarización parece llegar a su fin. El verdadero problema comienza cuando el aumento de la desigualdad astilla a las élites y la desunión política de la clase dominante que hoy se manifiesta de diferentes formas y primero que nada en los propios EUA. Estas contradicciones intra-clasistas se dan en nuestra perspectiva al no vislumbrarse una opción clara de reiniciar otro ciclo económico en la economía real.
Llegó el momento que terminó, en nuestra opinión, la era de las crisis cíclicas del capitalismo e inicia la crisis sistémica como tal con capitalismo sin posibilidad de generar un nuevo ciclo, es decir, un capitalismo en agonía. Si la madre de todas las burbujas estalle en esta coyuntura, se revelará es imposibilidad de retorno del capital al ámbito productivo y con ello revelará el carácter sistémico de la crisis.


El Brexit y el Reino Unido: Continentalismo vs Globalismo

El acrónimo Brexit, nacido de Gran Bretaña (Britain) y salida (exit), remite al proceso de salida aun en curso del Reino Unido (RU) de la Unión Europea (UE), cristalizado en el referéndum consultivo que tuvo lugar el 23 de junio de 2016, donde el Brexit se impuso por sobre la permanencia por 52% a 48%. El Brexit no es una concatenación de sucesos casuales que tienen como resultante un referéndum, sino que es un hecho político y social. Como tal, tiene actores con diferentes intereses, agentes que aún hoy disputan el proceso de salida del RU de la UE y que definen la complejidad que atraviesa este hecho y su carácter sumamente crítico a la hora de analizar el tablero geopolítico del siglo XXI.
Hay razones para avizorar un realineamiento del Reino Unido que trasciende la proclama de “euroescepticismo” , que se suponía, arrasaría la UE después de la crisis de deuda de Grecia en el año 2010. Más allá de observar los datos en términos de una lectura de economía política, es preciso realizar principalmente la lectura político-estratégica para visualizar las confrontaciones en una crisis que se profundiza en 2008, se expande hacia la UE en 2010, se hace global en 2013 y continua a partir del 2013 y 2014 con el ingreso y ascenso de los Multipolarismos universales como esquemas de poder de primer orden.


Hacia un nuevo sistema monetario Internacional

Los países que conforman el BRICS, con China y Rusia a la cabeza, lanzan otra iniciativa que se suma a la planteada en mayo de 2017, ahora plantean la disputa en el terreno más importante, en el del esquema de moneda de cambio y reserva mundial. La moneda que plantean es el Petro-Yuan-Oro. Un esquema de moneda mundial que no solo se respalda en la commodity (materia prima) más importante, el Petróleo, sino también por ser la economía más dinámica del mundo con capacidad real para disputarle al petro-dólar y un esquema económico-estratégico universal multipolar con capacidad de confrontar al globalismo financiero.

El Yuan del BRICS multipolar esta ya conformado y respaldado por una canasta de monedas más una nueva arquitectura financiera (con su Fondo de fomento y desarrollo, su banco de financiamiento y su sistema de compensaciones alternativo al SWIFT) donde solo resta que EUA y Japón se sumen. A todo esto se suma también la nueva arquitectura productiva-comercial de la nueva ruta de la seda (OBOR) y su iniciativa de inversiones por 500bn lanzada el 14 de mayo de 2017.


El Brexit y la City de Londres Unipolarismo vs Multipolarismo

Se plantea un tema en la “opinión pública” y en las declaraciones de los principales líderes sobre el tipo de salida del Reino Unido con respecto a la Unión Europea que finalmente se terminará adoptando, fundamentalmente en términos de una polaridad: duro (hard Brexit) o blando (soft Brexit). Una parte importante de los analistas aborda esta cuestión en función de la nueva institucionalidad que se defina para las relaciones entre el RU y la UE, es decir, si el primero pasará a tener un estatus y regulaciones “a la Suiza”, “a la Noruega”, etc. Diferimos nosotros en esa apreciación, en lo general, y en particular en cuanto a la dimensión objeto del presente capítulo: el impacto en la City de Londres.


El multipolarismo avanza a costa del unipolarismo ¿Hasta dónde hay una amenaza de guerra?

El mundo transita por una estructural crisis política que ya no se puede abordar e interpretar a partir de un análisis de potencias en conflicto sino de una disputa universal/global de proyectos estratégicos en pugna.
La contradicción principal a nivel mundial, se desarrolla como una disputa al interior de EUA, entre el proyecto estratégico denominado unipolarismo financiero globalista y el unipolarismo financiero continentalista. El último incluso aparece hoy como con contradicciones internas, por la entrega de la secretaria del tesoro y la de estado al continentalismo unipolar y la tendencia del presidente Trump al interior del proyecto continentalista a confrontar con el unipolarismo financiero militarista, con base en el complejo industrial militar llamado pentágono.
En medio de las contradicciones internas en los esquemas unipolares dentro de los propios Estados Unidos, el multipolarismo se posiciona como alternativa (2010-2014) y logra ir avanzando. El lanzamiento en el Foro Internacional “Cinturón y Ruta de la Seda” celebrado el 14 y 15 de mayo de 2017 en Pekín, significa el lanzamiento de una iniciativa económica estratégica a favor de articular a los países emergentes y en desarrollo en el multipolarismo.
¿Cuáles son los riesgos más grandes para que el conflicto escale entre los esquemas unipolares y los multipolares del escenario Siria-Irak-Irán-Turquía o Colombia-Venezuela-Brasil-Argentina al escenario China-Rusia-India o EE.UU.? Un bloqueo norteamericano de las rutas de los buques petroleros y comerciales chinos, implicaría inevitablemente una respuesta militar china. En el caso de una eventual guerra entre China y EUA, Rusia no permanecerá neutral porque implica sus propios intereses estratégicos. EUA solo podría mantenerse grande si también florece China y los Brics, y si aceptara que los grandes problemas en el mundo no se pueden resolver ya sin este país. Esta posición está más cerca de la política de Trump que de sus contrarios políticos unipolaristas.
La península de Corea es un punto a no-ceder ni para China ni tampoco para Rusia. Corea del Norte ha sido clave para la seguridad continental china desde un punto de vista geoestratégico. Si EUA interviene directamente en Corea del Norte corre el alto riesgo que ese conflicto se convierta en un conflicto de escala mundial inmediatamente. Corea del Norte no va a renunciar a sus misiles ya que el programa nuclear es una cuestión de supervivencia.


Brasil: Golpe a Golpe.

Brasil transita por una crisis política correlacionada con una situación de paridad de fuerzas, que a poco de ser analizadas, muestran ser parte de una disputa universal de proyectos en pugna. La contradicción principal a nivel mundial, desarrollada al interior del unipolarismo financiero, está librando una batalla en Brasil y el multipolarismo que avanza a nivel mundial acumula en este país fuerzas y moviliza en la calles, luego de haber sido desplazado de la función de gobierno por la vía de un golpe institucional, en el marco de una alianza táctica y circunstancial de las dos líneas del capital financiero ahí presentes.
Desde el golpe de Estado para acá, la situación económica, producto del conjunto de medidas de políticas instrumentadas por el gobierno de Michel Temer, es presentada por parte de varios analistas como una crisis general, que es para nosotros una caracterización correcta pero en algún sentido, insuficiente. Porque durante el período en curso, esas crisis han servido principal pero no solamente, a los grandes bancos para engrosar sus ganancias. En este sentido debemos trazar el paralelo con la situación Argentina, donde también desde el gobierno, encabezado por el ingeniero Macri, se han instrumentado un conjunto de medidas similares a las tomadas en Brasil, dando por resultado el fortalecimiento de determinados segmentos en detrimento de las mayorías. También en este país, se está librando una batalla a cuya inteligibilidad puede contribuir sólo una mirada geoestratégica universal.


Capital Financiero Global, Crisis, Acumulación y Trabajo

Esta ponencia trata los temas referidos al Capital Financiero Global y al trabajo local/nacional. Parte de afirmar que es el Capital Financiero Global el sujeto de la globalización, que es dominante ya en la órbita de la economía y se encuentra avanzando, y por ello disputando, desde 2008 la hegemonía contra la forma anterior de Capital Financiero Multinacional principalmente. El Capital Financiero Global lucha hoy por la subordinación del Capital Financiero Multinacional, subordinación a su hegemonía, porque ya es dominante en lo económico-financiero. En este sentido es que cobra singular importancia observar la globalización de la composición orgánica del capital y por lo tanto, de la ley del valor.
El proceso de acumulación ampliada, a partir de 2008, se encuentra en una crisis orgánica. Esta crisis guarda relación con la lucha del Capital Financiero Global por imponer su hegemonía. La batalla es global pero el centro de esta batalla es en EE.UU. Si bien el globalismo ha pretendido exportarla hacia el área del Asia-pacifico: China, India y Rusia; teniendo como punto de partida a Siria, Irak, Irán, Libia, Turquía, Ucrania, esto ha sido revertido y hoy la crisis -ya no sólo económica-, se centra en los EE.UU.
Esta confrontación y su profundización permiten abordar el “hecho” Trump y el Brexit como formas de la crisis. Pero también permite observar la emergencia del Universalismo Multipolar del BRICS como del Humanismo Ecuménico Interreligioso, la conjunción de las 5 grandes religiones monoteístas , ambos como esquemas de poder universal, alternativos al Globalismo (Universalismo vs Globalismo).


Nacionalismo vs Globalismo y el fascismo del siglo XXI

Es muy importante hacer observable esta nueva arquitectura electoral y su modo-de-producción del escenario electoral, que tiene el objetivo de imponer a los candidatos-sin partido-sin historia que representan al 1% de la población mundial. Para los globalistas el futuro presidente de Francia debe ser, sea como sea, Emmanuel Macron, un candidato al estilo de Hollywood y de la gran comunicación sin partido; pero como “ex” cuadro de la Casa Rothschild, que cuenta con el respaldo de todos los patrones de las corporaciones que cotizan en la Bolsa de París, cuenta también con las plataformas globales de medios a su favor.
Si hoy la confrontación está establecida entre el capital financiero global que asciende y el capital financiero continental que se retrasa, el fascismo brota de esta relación social. No puede haber en lo nacional ningún actor que pueda encarnar uno de los lados de esta relación social fascista de poder. Por otro lado, se hace entendible porque Macron (Rothschild) y sus instrumentos de comunicación global necesitan como estrategia electoral llamar a LePen: “el peligro fascista”, apelando a la historia sucedida entre 1930-1950 y no al presente. Son los mismos globalistas que acusan a los partidos como el de Marine Le Pen, como ultra derechista y fascista en la estrategia de advertir/instalar sobre los peligros de un nuevo nacionalismo y fascismo que solo nos llevaría a la guerra, los que llevan adelante una estrategia fascista de golpes de comunicación y de terror, para poder “vender” y que las mayorías electorales “compren” que la única salida es la propuesta del globalismo con su creación de un Estado global.


Elecciones en Europa: Globalismo, Continentalismo y Universalismo

En este artículo vemos como el capital financiero globalizado procura desestabilizar a la Unión Europea. Con bombos y platinos celebran que este proyecto se cae a pedazos: primero el Brexit y luego seguirían triunfando los partidos euroescépticos de Holanda y Francia y por ende caería Merkel en Alemania. El nacionalismo es propagado por las fuerzas globalistas para que actúen en contra el Continentalismo de la Unión Europea. Un fenómeno muy interesante es que los partidos nacionalistas, a fin de obtener cierto peso a nivel político, se han organizado en partidos trans-europeos para entrar al Parlamento Europeo. Con ello su ira contra el Continentalismo de la Unión Europea podría transformarse en una alineación con el Universalismo Multipolar. La dirección definitiva si el mundo se mueve hacia un Estado Global o más bien en dirección del Universalismo Multipolar depende no en menor medida del camino que sigue Trump.


Trabajo productivo vs Trabajo improductivo: ¿Cómo categorizar la geopolítica hoy?

Analizar el concepto de trabajo productivo vs trabajo improductivo es relevante para mejor entender la contradicción existente entre las fracciones de capital invertidas en la producción de riqueza y la fracción creciente y cada vez más dominante orientada a la apropiación de valor excedente. Conforme se expande el capital financiero y presiona de manera exacerbada sobre la apropiación y redistribución del excedente, no solo pone en conflicto estas diferentes fracciones de capital sino revela la eventual subordinación de una a la otra. Lo anterior define el cuadro geopolítico de hoy. Hoy se escribe y habla más del Estado profundo en EUA ya que es preciso saber que el principal conflicto se da en este país y es entre dos capitales cuya fuerza está basada en diferentes formas de trabajo improductivo.
Las contradicciones entre fuerzas de capital productivo e improductivo van al extremo con el nacionalismo industrialista de Trump cuya política choca frontalmente con el capital financiera global pero también tiene contradicciones con la oligarquía financiera continentalista, ambos derivando su fuerza geopolítica al trabajo improductivo. Es nuestra tesis que el nacionalismo industrialista antioligárquico tiene más probabilidades de ser contenido o subsumido por el universalismo multipolar industrialista productivo de los BRICS-Ampliado que por el capital financiero globalizado. He aquí el punto de partida de nuestro análisis.


Globalización, Desglobalización, Capital y Crisis Global

Se ha abierto el debate acerca de si la Globalización ha muerto, si está viva, moribunda, incluso si es o no es. Consideramos importante e imprescindible participar de este debate iniciado por el compañero García Linera porque nos permite y obliga a tratar uno de los temas de mayor centralidad y actualidad, y de alto impacto político estratégico su comprensión y resolución. En este sentido haremos nuestras reflexiones y consideraciones siempre desde el lugar del más profundo respeto reconociendo en él no sólo su capacidad científico-académica para tratar el tema sino, fundamentalmente su legitimidad política para llevarlo a cabo.


El mundo con Trump en el año 2017

El plan estratégico que Obama ha seguido debilitando la influencia norteamericana en la política exterior como nación hegemónica, ya que el proyecto del capital financiero globalista no tiene el objetivo de construir ´Otro siglo norteamericano´, sino un gobierno global por encima de todas las naciones incluso por encima de EUA.
Por otro lado, con la visión de la seguridad nacional y ´Make America Great Again´, la administración Trump empieza a mostrar la heterogeneidad de su composición de poder. Por un lado, ya se perfilan en su gabinete los actores del continentalismo unipolar financiero con la posible presencia muy fuerte de Goldman Sachs y sus CEO´s, del complejo industrial militar y sus generales, más la Exxon-movil, Rockefeller y Kissinger.
Se orienta a enfrentar a China e Irán y utilizar a Putin y Rusia para evitar la posibilidad que se realice una Eurasia unificada como multipolarismo Brics, proyecto que significa un contrapeso muy grande para las ilusiones tanto de un mundo unipolar con un enfoque nacionalista y neoconservador norteamericano como de un mundo unipolar bajo la hegemonía del capital financiero globalizado.
El unipolarismo continental financiero cuando se plantea el aumento de tasas de interés, desde la Fed o desde el tesoro de EUA, lo hace para reorientar el flujo de capitales ficticios de la gran burbuja financiera desde las economías emergentes hacia los EUA. Para desfinanciar al unipolarismo global y a los Multipolarismos, pero también para repotenciar la infraestructura de los EUA y recuperar la centralidad de motor de la economía mundial.
En este sentido coincide, con el continentalismo, en el enfrentamiento con China y el globalismo financiero de los Obama-Clinton. Pero se enfrenta con el Contientalismo unipolar cuando plantea la necesidad del TLCAN/Nafta. Y coincide con el multipolarismo Brics cuando ve la oportunidad de ser parte de la nueva ruta de la seda.


Elecciones en EUA 2016: Ganó la profundización de la Crisis Global

Si los banqueros actualmente se están acercando a Trump como asesores y miembros de su gabinete, como parece ser el caso, en nuestra opinión es para poder salvarse ante la segura catástrofe económica política y social que viene. Creemos con Jim Sinclair que nos espera una transición profunda ya que este sistema capitalista no tiene arreglo. Un nuevo sistema se está anunciando y el viejo terminará con un un ´big Bang´. Los grandes banqueros han matado al capitalismo y el juego se terminó


Ante qué coyuntura nos encontramos

Parece que hemos entrado en el Imperio del Caos, entendido como lo que resulta de la negativa a aceptar el propio declive hegemónico. Parece que Obama lidió con la decadencia de Estados Unidos, como Gorbachov en la ex URSS. Con la pretensión de California, Hawai y Puerto Rico de separarse de la Unión de Estados parece anunciarse incluso la Perestroika en Occidente. Las tendencias nacionalistas amenazan también la desintegración de la Unión Europea y se vislumbra un retorno al proteccionismo y nacionalismo.
Ante la tesis que los nacionalismos solo generan caos, racismo, xenofobia y hasta fascismo, los globalistas trabajan para poner nuevo orden en el mundo, con un proyecto del Estado Global que estaría por encima de las naciones e incluso por encima de los EE.UU. Para lograr su cometida no se puede descartar en este contexto un golpe, la ley marcial para no mencionar la eliminación física del nuevo presidente.