rss 2.0 | atom

:: Neoliberalismo

La Batalla por un Nuevo Sistema Monetario, Crisis política en EEUU y el retorno del sujeto histórico

A la crisis institucional política que recorre al gobierno de los Estados Unidos se suma y combina la crisis económica financiera. A estas dos crisis se suma una tercera que es la crisis en la moneda de reserva internacional, la crisis del petro-dólar que rigió la economía mundial desde 1973 hasta hoy. Una moneda de reserva mundial que organizo el intercambio comercial mundial y que hoy entra en crisis porque emerge también la alternativa del patrón oro no como regreso al dólar respaldado en el oro sino en el oro como respaldo de una canasta multipolar de monedas que incluye al yuan-oro y también al Dólar-oro.
Tres grandes crisis que se articulan a una cuarta que hace a la crisis integral estructural en el poder mundial, que deja de tener ya centro en el unipolarismo continentalista centrado en Estados Unidos con sus corporaciones financieras y su complejo industrial militar. Tres grandes crisis que atraviesan y conmocionan a los Estados Unidos
Tres grandes crisis en los EEUU, en un mundo que ya ha desplazado su eje de producción para la economía real de EEUU a China, del polo angloamericano al Asia pacifico, del unipolarismo financiero al multipolarismo productivo, del patrón petro-dólar al patrón oro. Crisis que conmocionan a todos las naciones y pueblos; que conmocionan y reorientan las demandas de alimentos y de energía; que conmocionan las tecnologías de la comunicación y los modos de hacer política; que conmocionan las ideologías y formación de subjetividades, y las teorías del poder. Que se empieza a poner de manifiesto con el regreso de pueblos y naciones a la movilización y las calles, al debate sobre lo cotidiano, lo nacional y lo internacional. En un mundo donde ya se vive el declive de los países centrales y de las potencias centrales. Donde los pueblos y naciones en el mundo se plantean ya su confrontación contra esas minorías elitistas.
Minorías encerradas en los rascacielos de esa red de ciudades financieras donde multiplican sus bonos ese 1% mundial de dueños y ceo´s del poder financiero.


El probable fracsao del proyecto globalista en 2019; Lucha de clases en Francia y lucha entreelites en EE.UU.

En este artículo abordemos la lucha de clases no solamente entre el capital y la clase trabajadora, enfocandolo a partir de la experiencia de los ´Chalecos Amarillos´ en Francia sino también la lucha intraclasista de las elites dominantes, enfocando la lucha entre globalistas y anti globalistas en ee.UU.
A partir de la crisis económicaque estallará con casi total seguridad en 2019 observaremos economías y producción local/nacional lo más autosuficientes posibles, definiendo como comunidad sus necesidades colectivas con ayuda y seguridad mutuas lo que significa que habrá una organización local horizontal luchando por otro sistema económico. Esta forma de organizarse a nivel más local con identidad nacional será la nueva forma de producción posible a nivel ´macro´. Los “Chalecos Amarillos” los observaremos por todas partes como anuncio de que un nuevo modo de producción estará surgiendo basado en la prolongación de la vida de todo lo que se produce y en la definición de las necesidades desde la comunidad. Un posible adiós al capitalismo en 2019.


Colapso global y después ¿qué? Mirando hacia el 2019

El presidente Donald Trump no tendría mayor problema con la política globalista de desmantelar la Fed pero no así con la introducción de una moneda global manejada por las fuerzas globalistas. La coyuntura que los globalistas buscan acabar con la Fed, es a la vez la coyuntura para acabar con las políticas de contracción monetaria. A partir de entonces las tasas de interés serán definidas en EE.UU por el Departamento de Tesorería, dando oportunidad de revertir la política de reducir la liquidez monetaria. Además no es nada seguro que los globalistas logren controlar con hegemonía la política monetaria global a través del FMI.


TRUMP Gobierno, política exterior y geoestrategia mundial

Con las elecciones a medio término en Estados Unidos en la mira es un buen momento de analizar el primer período de Donald Trump como presidente.
Bajo la teoría tomada de la geopolítica británica clásica, en aras de asegurar la dominación mundial, una potencia hegemónica debía procurar entablar una alianza con el más débil de dos rivales para derrotar al más fuerte, y en ese proceso, agotar y debilitar también el poder del más débil. Una ecuación de poder extraordinariamente exitosa en la construcción del Imperio Británico hasta la Segunda Guerra Mundial. Esa doctrina fue la que había implementado el mismo Kissinger bajo el gobierno de Nixon en 1971-72, cuando se desempeñaba como Secretario de Estado, y generó el acercamiento de EUA con China, en aquel entonces el más débil de sus dos grandes adversarios, seduciendo a ese país para aliarse contra la Unión Soviética, entonces el adversario más fuerte. Jugada que le dio resultado a EUA en aquel entonces, y que Kissinger ha venido planeando reeditar, aunque invertida, en la actualidad.

Ello ha implicado una política inversa y opuesta a la que sostuvo Barack Obama durante su mandato, en especial durante el último tiempo, quien bajo la geoestrategia de Zbigniew Brzezinski confrontó fuertemente con Rusia, buscando detener el ascenso de las potencias emergentes euroasiáticas y su planteo de rediseño del ordenamiento mundial . Así, en febrero de 2014 había promovido la “revolución de color”, o golpe de Estado, del “euromaidan” en Ucrania que derrocó al presidente Yanukóvich, cercano a Rusia, lo cual desencadenó una guerra civil de grandes proporciones y relieve estratégico. Luego, ante la anexión rusa de la península ucraniana de Crimea, luego del referéndum en que más del 95% de sus ciudadanos votaron por incorporarse a la Federación Rusa, Obama impulsó una serie de sanciones por parte de “Occidente”. Por lo contrario, entre los planes de Kissinger figuraba el reconocimiento oficial por parte de EUA de Crimea como parte de Rusia y el levantamiento de las sanciones económicas.


Crisis Mundial Un abordaje desde los esquemas de poder plítico estratégico

Partimos de observar que los Hechos políticos como el triunfo electoral de Trump en EUA, es también y principalmente la derrota de Clinton y Obama, del estado profundo del poder del Partido Demócrata y del unipolarismo financiero global en la city de New York, con sus redes financieras globales, y su debilitamiento en la poderosa Reserva Federal –Fed-. Y de observar también, que el triunfo de la opción por el Brexit en Gran Bretaña, es también el triunfo de la posición de la Corona Británica y particularmente la derrota del globalismo unipolar en la City financiera de Londres, el cual se debilita de este modo en el RU y en toda la UE. Estos dos hechos conjugan y son indicadores de que la crisis económica-financiera global que observamos desde 2001/2008 ha escalado a Crisis Mundial integral y de civilizaciones en el 2016/2017.
Esta crisis en los Estados Unidos (EUA) y en la Unión Europea (UE), nos muestra que ya la crisis no es sólo financiera global como en EUA (2008), ni sólo económica global como en la UE (2010), ni crisis económica mundial como la disparada en 22 países desde la FED (2013) sino una crisis mundial integral: económica, política, militar y paramilitar, religiosa/cultural /ideológica y estratégica de poder (2016/2017)


Trump enfrentado al Estado Profundo

La llegada a la Casa Blanca de un defensor del capitalismo productivo está estremeciendo el orden internacional en detrimento de los adeptos del capitalismo financiero transnacional, ya sean los pro-globalistas o los contientalistas. Podríamos preguntarnos si actuando de este modo, Trump no se revela como un revolucionario en los límites y términos de un antiimperialismo financiero globalista. Al menos se observa que es un “guerrero” que lucha contra el globalismo unipolar. La situación actual puede describirse como un enfrentamiento entre una clase dirigente globalista y, por el otro, gobiernos responsables ante sus pueblos y naciones respectivas.


Golpe Financiero de Estado por ´Corrida´ Cambiaria y Financiera Crisis de Gobierno en Argentina- Crisis del Macrismo

Las características de la crisis estructural argentina son: una crisis por corrida cambiaria (contra el tipo de cambio), por corrida financiera con salida/fuga de capitales, una crisis económica por el peso del juego especulativo financiero en la “Timba” de Lebacs que deja sin dinero, crédito y mercado interno/consumo a las actividades productivas industriales con base en el trabajo; pero si favorece a las que se concentran solo en las actividades de base renta monopólica u oligopólica: petróleo, gas, minería, soja; también las tarifas de servicios de gas, electricidad, combustibles, agua, telefonía, etc.
Los actores financieros unipolares instrumentan las corridas cambiarias y las corridas financieras como modos de golpe de estado, para imponer cambios violentos de correlaciones de poder y así ampliar su monopolio sobre las áreas de gobierno. Un monopolio de áreas e instrumentos que NO guardan relación con su participación en la vía política democrática electoral y SI en la vía–de-hecho, por acción directa económica-financiera, desestabilizando lo que el ámbito de la política instituyo e institucionalizando lo que la monarquía financiera, y su moderna aristocracia de CEO´s, impone en lo económico por la vía de la fuerza: como golpe económico, financiero, narco, policial, militar y siempre con todas la diferentes combinaciones posibles entre las opciones de hecho.
La palabra para caracterizar los hechos que agudizan la situación desde el 28 de diciembre del 2017, es “crisis” por choque frontal de intereses financieros transnacionales.


BrExit Puja de Poder

El Brexit, ha implicado un fuerte golpe sobre el estatus privilegiado de la City de Londres en el RU y la UE, y con ello de su oligarquía financiera global. Ello se expresa fundamentalmente en torno de lo que se denomina la lucha por el pasaporte financiero, lo cual habilita a empresas radicadas en territorio europeo a operar dentro de todo el mercado común, y el riesgo cierto para el Reino Unido de perder el mismo al salir de la UE (riezgo para los actores que concentran la acumulación que deriva de esos negocios, financieros). Lo cual lleva a que las principales empresas y bancas del mundo, que cuentan con sus centros de operaciones en Londres para sus negocios dentro del mercado europeo, deban trasladar parte importante de sus equipos, instalaciones y empleos a otra/s city/ies de Europa para conservar el tan preciado pasaporte. Hecho de poder que aparece bajo la forma aparente de una disputa entre éstas por “acoger a los jugadores” que migren de Londres, y en ello se juega también la oportunidad de disputar más fuertemente quien es el actor dominante y hegemónico sobre el territorio de la UE, como se abordará en adelante.


Macrismo / El trasfondo de la crisis

Ahora el complejo financiero agroexportador, los grandes bancos norteamericanos y sus corporaciones financieras agroexportadoras, decide bancar la “gobernabilidad” del gobierno argentino, léase a Mauricio. Este sector de poder norteamericano con fuerte presencia financiera en EE.UU., en el gobierno de Trump en áreas económicas y en el complejo industrial militar (comando sur para Latinoamérica), se ha quedado con el control de BCRA a través de Nikky Caputo (quien viene resguardado por el Fondo financiero Templeton y el Blackrock, y por la gran banca JPMorgan de la familia continentalista Rockefeller). Por lo tanto, ahora hace lo que tiene que hacer para parar la corrida cambiaria y financiera que hasta hace dos días alimentaba y fogoneaba contra Stuzenegger/Aranguren/HSBC de la familia globalista Rothschild/Soros.


Fin del Unipolarismo Occidental Fin del G7, fin de la OTAN

Ante la ruptura del acuerdo con Irán por EUA, los miembros de la Organización para la Cooperación de Shanghái (OCS) consideraron inmediatamente otorgar la membrecía a Irán que hasta la fecha participaba como país observador y que recibió para ello, el 10 de junio, el pleno apoyo de China y Rusia. Lo anterior fue una demostración de apoyo total a Irán (y con ello a su acuerdo nuclear) lo que constituye un reto ante EUA para ver hasta donde se atreve o podrá incluso aplicar sus sanciones. Las polítcas de Trump conllevan a la desintegración de los unipolarismos y primero que nada del globalismo unipolar y con ello abre el camino para que gane terreno el multipolarismo. Las organizaciones internacionales unipolares del pasado se debilitan y ya no hay nada para reemplazarlas, al menos no en Occidente. Simbólico para ello es el G7 que Donald Trump acaba de hundir. Trump quiere deshacerse de la OTAN y Europa anhela una Defensa Europea. Trump exige que los europeos participen más en su defensa propia. De manera individual países como Alemania, Francia, Italia, Austria, Hungría, Grecia, etc. han tratado de acercarse a Rusia pero tan pronto como se reúnen, la regla inviolable de la “defensa de la integridad territorial de Ucrania” impide todo progreso. Es la OTAN que continúa obstruyendo el camino independiente de Europa pero hasta cuando?


La salida del capitalismo al fallar el intento de salir de la crisis capitalista

El actual proteccionismo crea condiciones objetivas para que un intento fallido de salir de la crisis capitalista conlleve a la posibilidad de una salida del capitalismo mismo. La imposibilidad de salir de la crisis capitalista se encuentra en última instancias en la incapacidad de acortar la vida media del capital fijo aún más de lo que ya se logró. En semejante escenario, pues, no solo es posible alargar la vida media útil del capital fijo, sino incluso estrictamente necesario ante las pérdidas obtenidas a escala global. Retomar la inversión a la economía real conlleva inevitablemente a un aumento en la vida media del capital fijo (maquinaria y edificios) de todas las empresas y primero que nada en las grandes corporaciones. Con un ciclo de reproducción del capital más largo, baja el costo tecnológico a transferir al producto final y podrá sacar eventualmente a las empresas de las pérdidas. Lo anterior es más factible al cerrar mis fronteras, o sea con más proteccionismo, hecho que a su vez lleva el espiral hacia abajo. Así como el proteccionismo de los gremios medievales fue asfixiante y finalmente significó la muerte su economía y facilitó el ascenso del capitalismo, asimismo el proteccionismo en la esta fase final del capitalismo senil, la asfixiará y bien podrá inaugurar el camino hacia la salida del capitalismo.


La geopolítica estadounidense de Donald Trump

En busca de recuperar las bases de la supremacía estadounidense a nivel mundial, crecientemente erosionadas por los efectos de la globalización, Trump ha dado un importante lugar al complejo industrial-militar del Pentágono, tanto en el gabinete como en grandes aumentos de presupuesto. En los últimos tiempos EUA arremetió sucesivamente contra Corea del Norte, Venezuela, Rusia, Irán, Siria y el Medio Oriente.
Siguiendo las estrategias de Kissinger, Trump ha buscado mostrarse como impredecible (“teoría del loco”: Siria, Afganistán, Corea) en pos de justificar la doctrina de intervencionismo directo, la cual permite aumentar el presupuesto de defensa y mostrar su poderío militar, con el objetivo final de lograr mantener la hegemonía geopolítica en el mundo unipolar, y con ello mostrar la validez de su campaña de Make America Great Again para sobrevivir en la interna de poder en los EUA.


Un agónico final de la globalización: ¿Cambio civilizatorio?

En artículos anteriores vimos como el petro-yuan-oro está desplazando al dólar. Esta guerra de monedas ahora se complementa con una guerra comercial. En apariencia Trump ha declarado la guerra comercial a China. En esencia creemos que es más bien una guerra contra las grandes transnacionales globalistas instaladas en China como Facebook, Microsoft, Apple y Amazon.com quienes forman parte importante del capital financiero globalizado que pretende causar un colapso en la Bolsa de Valores en Nueva York y con ello en el mundo entero.
Desde que la Reserva Federal está bajo control político de la administración Trump se inició una contraofensiva para hacer caer a las acciones de las mega-empresas globalistas política que afectó también a los bancos globalistas dejando ver que podrá haber un colapso bancario sin rescate por la Reserva Federal.
Con ello estaríamos ante un caso tipo Lehman Brothers, banco que los continentalistas dejaron caer sin rescate en la crisis del año 2008.Nos preguntamos si estamos ante un conflicto profundo entre grandes capitales que nos muestran un proceso de agonía del globalismo e incluso de capitalismo como sistema.
Nos preguntamos si de hecho no estamos ante un cambio civilizatorio mucho más cercano de lo que podamos imaginarnos en medio de la presente crisis.


Fin de la Era del Dólar: Recambios en el sistema monetario internacional

Lo que sucedió cuando Janet Yellen dejó la Reserva Federal el 3 de febrero de 2018 fue que los compradores (grandes bancos globalistas y con ello inversionistas institucionales como los Fondos de Pensiones, etc.) dejaron de comprar en el mercado de valores. ¿Y qué sucede cuando se retiran casi todos los compradores institucionales del mercado de valores? En tal caso la caída libre no puede encontrar un fondo. Bueno es a partir del momento de la caída bursátil que el gobierno federal interviene e ingresa su Equipo de Protección contra Colapsos (Plunge Protection Team o PPT en inglés). Contrario a las expectativas globalistas, ampliamente divulgadas por sus grandes medios, la bolsa se recuperó en menos de una semana cuando la Fed (bajo su nuevo mando) inyectó 11 billones de dólares de QE en el sistema bancario. Lo anterior revela claramente los actores en guerra detrás de las mal llamadas ´fuerzas del mercado´. Es una batalla entre globalistas y no globalistas en el seno del ´Estado Profundo´ de EUA.
Con Jerome Powell en la presidencia de la Reserve Federal podemos estar seguros que lucharán por una economía sin recesión al menos en el primer año de su mandato. Sin embargo, una vez que esté bien instalado en su cargo las prioridades de la Fed cambiarán drásticamente y el enfoque de Powell estará dirigido a equilibrar las balanzas financieras. No cabe duda que la Reserva Federal bajo el mando de Powell buscará pronto introducir el ´FedCoin´ basado en blockchain u otra cripto-moneda bajo control de la actual Reserva Federal.


El Evangelismo Mediático Ganó elecciones en Costa Rica

En Costa Rica el candidato de los medios de comunicación ´Enlace´ ganó la primera ronda de las elecciones presidenciales y el Partido Liberación Nacional, la socialdemocracia, no salió con la suya. La señal de televisiva “Enlace” que transmite en 120 países y así también en todos los cantones de Costa Rica fue factor decisivo en el triunfo del candidato evangélico Fabricio Alvarado del Partido Restauración Nacional (PRN). Esta millonaria maquinaria de organización/televisiva del cristianismo protestante evangélico fundamentalista, con oficinas en todo el continente y así también en Costa Rica, estaba detrás de la campaña de Fabricio Alvarado con su no esperado impacto en todo el país.
Lo que llama la atención es que Liberación Nacional, o sea la social democracia, está de retroceso en Costa Rica como lo está en el mundo entero. Lo está al abandonar su misión social e histórica con la clase trabajadora, apoyando más bien las medidas globalistas y neoliberales a través de las últimas décadas que han erosionado los derechos económicos y sociales de la clase trabajadora y provocaron una creciente desigualdad económica en el en el mundo occidental entero y así también en Costa Rica.