rss 0.92 | rss 1.0 | rss 2.0 | atom
Artículos de: Septiembre, 2016

Donald Trump: ¡los mercados colapsarán después de las elecciones!

Conforme el año 2016 avanza el mundo parece estar cada vez más fuera de control. Hay una creciente inseguridad y descontento en el mundo con los actuales gobiernos y no solo en Occidente. Las próximas elecciones en los EEUU puedan desembocar en una completa rebeldía o hasta pueda haber insurrección. No digamos tampoco que las elecciones en Europa prometen ser tranquilas. Podríamos estar en una fase prerrevolucionaria y sin embargo a la vez nos sentimos ante la amenaza de una nueva guerra mundial. Estamos viviendo tiempos como durante la Primera Guerra Mundial y el surgimiento del comunismo, pero a la vez los tiempos parecidos a la Gran Depresión de los años treinta con el ascenso del fascismo. Se siente que algo muy fuerte podrá suceder pero no está claro para la ciudadanía lo que va ser.
Bloomberg ha afirmado que la eventual pérdida de Hillary Clinton en las elecciones debido a su enfermedad es como una mina terrestre para los mercados de por sí ya frágiles. Como veremos hay más minas en el camino.



Los Rothschild preparan desorden para forzar un ´brave new world´

Lord Jacob Rothschild hace referencia aquí a un colapso conducido de la sociedad por la élite bancaria y no está sorprendido de este suceso como tal sino preocupado por su eventual resultado. “Estamos en aguas desconocidas”, y es imposible predecir las consecuencias de la combinación de tasas de interés muy bajas, con un 30% de la deuda pública mundial con rendimientos negativos y la flexibilización cuantitativa a una escala masiva. Las élites como los Rothschild están preparando así el caos necesario para crear las bases de un gobierno global. Es preciso crear ese caos para generar un nuevo ´orden´. Es obvio que estas cosas no reciben cobertura en los principales medios de comunicación controlados por las élites. Llama la atención que el gobierno de Angela Merkel ha urgido a los alemanes de adquirir cantidades de alimento y agua suficientes para diez y cinco días respectivamente ante la eventualidad de un ataque o catástrofe. Está claro también que las diferentes fracciones de las élites están buscando lograr cosas diferentes en ese caos. Las políticas de inmigración de la canciller Angela Merkel no coinciden con los objetivos de la OTAN o de EEUU. Con el desplazamiento de millones de musulmanes mediante guerras de agresión la élite financiera globalista busca desintegrar a la Unión Europea, en tanto las políticas de Merkel no están realmente interesadas en la seguridad y el bienestar de los alemanes sino en el fortalecimiento de una economía pan-europea. La élite financiera globalista no tiene interés real en salvar al dólar y calcula el momento indicado de aumentar la tasa de interés para dejar a EEUU en bancarrota declarada. Ante una economía norteamericana en bancarrota y la gran duda de que las reservas de oro aún se encuentren en las bóvedas, toda base objetiva de confianza en dicha moneda se perdería. La próxima gran crisis financiera será demasiado grande para que los bancos centrales puedan salvar a la banca.La apuesta de los Rothschild y la élite financiera globalista es que podrán controlarlo todo y crear en medio del desorden un nuevo orden global (´a brave new world) bajo su hegemonía aunque sea a punta de guerra.