rss 2.0 | atom
La Batalla por Un Nuevo Sistema Monetario Internacional

La batalla por un nuevo sistema monetario está en marcha desde hace años. ¿Qué significa esto?, ¿Cuándo se dará efectivamente?, ¿Quiénes están en la pelea? ¿Qué vendrá después y qué implica? Lo primero que tenemos que saber es que significa el cambio del sistema monetario de Bretton Woods de 1944 cuando se instauró el régimen del dólar como moneda internacional de referencia, anclado en el oro hasta principios de la década de los setenta y que luego siguió como moneda fiduciaria sin más respaldo que el poder de EEUU en materia militar y financiero. Esta moneda pronto dejará de ser la moneda internacional de referencia, o sea, dejará de ser la moneda internacional de cambio y de reserva. Sobre este particular hemos estado escribiendo los últimos años. Para nosotros y muchos analistas, este cambio del sistema monetario está fuera de discusión, pero no está tan claro cuando esto se dé efectivamente ni tampoco lo qué viene después. La batalla por otro sistema monetario internacional siempre ha ido asociado a grandes guerras como fue el caso de Bretton Woods al final de la Segunda Guerra Mundial. Una nueva ´gran guerra´ está en marcha que significa mucho más que una guerra militar. Es una batalla en todos los aspectos, lo económico, político, social y militar. Este proceso no es transparente ya que los medios de comunicación crean escenarios de caos en todos los aspectos de la vida que ocultan la verdadera batalla ante los ojos del público en general.



La Batalla por Un Nuevo Sistema Monetario Internacional

Walter Formento Wim Dierckxsens

Introducción
La batalla por un nuevo sistema monetario está en marcha desde hace años. ¿Qué significa esto?, ¿Cuándo se dará efectivamente?, ¿Quiénes están en la pelea? ¿Qué vendrá después y qué implica? Lo primero que tenemos que saber es que significa el cambio del sistema monetario de Bretton Woods de 1944 cuando se instauró el régimen del dólar como moneda internacional de referencia, anclado en el oro hasta principios de la década de los setenta y que luego siguió como moneda fiduciaria sin más respaldo que el poder de EEUU en materia militar y financiero. Esta moneda pronto dejará de ser la moneda internacional de referencia, o sea, dejará de ser la moneda internacional de cambio y de reserva. Sobre este particular hemos estado escribiendo los últimos años. Para nosotros y muchos analistas, este cambio del sistema monetario está fuera de discusión, pero no está tan claro cuando esto se dé efectivamente ni tampoco lo qué viene después. La batalla por otro sistema monetario internacional siempre ha ido asociado a grandes guerras como fue el caso de Bretton Woods al final de la Segunda Guerra Mundial. Una nueva ´gran guerra´ está en marcha que significa mucho más que una guerra militar. Es una batalla en todos los aspectos, lo económico, político, social y militar. Este proceso no es transparente ya que los medios de comunicación crean escenarios de caos en todos los aspectos de la vida que ocultan la verdadera batalla ante los ojos del público en general.

Según la Unidad de Inteligencia de la revista británica The Economist en su reporte para abril, adelantado el 17 de marzo de 2016, el mayor riesgo global en 2016 constituye el proceso de desaceleración económica que está viviendo China, que podría tener un “efecto dominó” en varias regiones del planeta. Está claro que procuran echar la culpa a China de la depresión económico internacional en marcha. Con el inevitable fin del dólar como moneda internacional de referencia, China tiene plena conciencia de cuán impredecible y cuán peligroso está el mundo de hoy. El país está duplicando paso por paso todos los sistemas claves en términos fiscales y monetarios necesarios para poder lograr plena soberanía sobre su propio futuro financiero. De esta manera el país podrá seguir con su propia plataforma 100% basado en el Yuan, moneda aceptada entonces como moneda internacional en muchos países de Eurasia, pase lo que pasa con el dólar. Lo anterior tendría como consecuencia la generación de un mundo multipolar. La era del mundo unipolar basado en el sistema del dólar habrá terminado con ello. Esta perspectiva constituye una amenaza para la élite financiera anglo-americana globalizada con su centro en Wall Street y la City de Londres así como para la élite financiera conservador de EEUU que pretende defender otro siglo norteamericano. Los intereses de la primera élite representa, entre otros, la revista ´The Economist´. Esta élite busca instaurar un Estado Global que acabaría con la soberanía nacional en el mundo entero, la regional (UE) y hasta con la de EEUU.

Las principales batallas en esta ´guerra´ no se realizan con tropas sino con ´armas económicas´. La reciente suscripción al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) en China por un amplio número de países europeos, ha creado el disgusto de la élite financiera anglo-americana globalista y generó una reacción en cadena. Su objetivo no solo es evitar que tenga éxito el proyecto multipolar de China y Rusia junto con los BRICS, sino evitar también que el Estado Regional, la Unión Europea opte por aliarse con ese mundo multipolar. Hasta cierto punto las dos élites financieras norteamericanas coinciden en este objetivo, pero se enfrentan entre sí por la alternativa unipolar. La mencionada revista considera la intervención de Rusia en Siria y Ucrania como la segunda amenaza global. La misma podría desencadenar una nueva Guerra Fría e incluso ir más allá. El golpe de Estado en Ucrania debía evitar que la UE mirase hacia el Este y no hacia el Oeste. La guerra de ISIS en Medio Oriente en general y Siria en particular ha sido provocada y financiada tanto por la CIA como por la OTAN. Aquí se confrontan los intereses de las dos élites financieras mencionadas. Los intereses conservadores que luchan por otro siglo norteamericano procuran mantener el control sobre Medio Oriente para así salvar el petrodólar. La élite financiera anglo-americana globalista pretende evitar la integración de Eurasia con la finalidad de luchar la batalla final por el poder económico para el resto del siglo. La OTAN, como el ejército de la élite financiera mencionada utiliza un ejército servido por toda clase de mercenarios de ISIS para lograr esa meta. La intervención directa de Rusia en Siria previno dicho objetivo. La consecuente ola migratoria que ha provocado la desestabilización de Medio Oriente hacia la Unión Europea (UE) ha generado un caos sin poder controlarlo situación que señala The Economist como otra amenaza para el mundo y que genera la eventual desintegración de la Unión Europea menciona la revista.

En su reporte, la revista advierte que la llegada del magnate Donald Trump a la Casa Blanca como otra amenaza global que podría quebrantar la economía mundial y aumentar los riesgos políticos y de seguridad de EE.UU. Es preciso saber que Trump no representa a los intereses de la élite financiera anglo
americana globalizada ni tampoco es el representante fiel a los intereses de aquella fracción de capital financiero vinculada con el complejo industrial y militar, la industria petrolera, la industria farmacéutica y la banca relacionada con estos sectores que juntos luchan por ´otro siglo americano´, es decir la fracción financiera en EEUU que lucha por un mundo unipolar con la conservación de la hegemonía norteamericana. Esta elite financiera está a la defensiva con la casi inevitable caída del imperio del dólar. (Vea, BBC, Trump presidency rated among top 10 global risks, www.bbc.com , 17 de marzo de 2016; Willem Middelkoop, This could spark a Glogal Economic Reset, www.profitconfidencial.com, 19 de enero de 2016).

Es preciso tener claro que el colapso de un sistema monetario internacional no es un suceso desastroso en un momento preciso al estilo de Hollywood, sino un proceso que ya lleva años y podrá llevar más tiempo. Lo anterior no quiere decir que no estamos ya en un momento crítico del proceso. La mejor forma de saber si estamos en el ojo del huracán es cuando los mismos responsables del colapso financiero son los que están creando la inestabilidad global. En este momento podemos considerar que el escenario entró en una fase definitoria. Esta fase comenzó fines del año 2015 cuando la Reserva Federal de EEUU aumentó las tasas de interés. Hasta esa fecha los bancos centrales, parte de la red financiera anglo-americana globalista, propagaban la recuperación económica a partir de tasas de interés cero y hasta negativas. Hablar de un colapso financiero y del sistema monetario internacional era teoría de conspiración. Hoy en día los mismos bancos centrales advierten sobre las amenazas del sistema. Al transmitir toda clase de advertencias y anunciando el caos en el mundo, la misma élite pretende ser considerada como los que pronosticaron la crisis y no como los responsables del desastre con la finalidad última de presentarse como los que son capaces de ofrecer la alternativa (Vea, Mac Slavo, How Do You Know When Your Society Is In The Midst Of Collapse?, http://www.silverdoctors.com , 21 de marzo de 2016).

La causa de fondo de la crisis actual y las posibles alternativas Una propuesta alternativa al neoliberalismo es más estratégica en la medida en que enfoca la contradicción fundamental en la racionalidad existente. Para orientar la racionalidad alternativa a largo plazo, se requiere que la contradicción fundamental se haga visible. Ello se traduce en la incapacidad de desarrollar las fuerzas productivas bajo las relaciones de producción existentes. En la racionalidad económica actual, el capitalismo ha llegado al momento histórico en que parece imposible re-vincular la inversión con la producción en forma rentable. En otras palabras, bajo la racionalidad económica y las relaciones sociales de producción existentes, ya no parece factible un mayor desarrollo de las fuerzas productivas. Esta contradicción se torna cada vez más visible en la actualidad ante el frustrado proceso de solucionarlo.
La transnacionalización del capital a partir del llamado ´outsourcing’ que conllevó a la globalización no se dio tanto debido al aumento en el costo de la fuerza de trabajo, como suelen plantearlo las tesis neoliberales. La obsolescencia programada de la tecnología empleada en las empresas ha contribuido más que todo al proceso de outsourcing y en menor medida el aumento en el costo de la fuerza laboral. El discurso neoliberal solo habla del elevado costo laboral ya que no conviene señalar el otro. Para poder ´sobrevivir´ en la competencia, el capital acorta la vida media útil del capital fijo (esencialmente edificios y maquinaria) que emplea en sus empresas para poder obtener así la tecnología de punta del momento. La tendencia anterior ha dado un enorme impulso al capital productivo en la posguerra así como a los inventos tecnológicos. Sin embargo, hacia fines de los años sesenta y principos de los setenta la sustitución tecnológica ha llegado al límite posible para aumentar la tasa de ganancia en Occidente. La vida media útil del capital fijo se redujo de modo que el costo tecnológico por transferir al producto (o servicio) ya no es compensado por la reducción en el costo laboral al emplear esa nueva tecnología. La capacidad de reemplazo tecnológico (el desarrollo de las fuerzas productivas) se torna a partir de entonces como un estorbo para aumentar la tasa de ganancia, es decir, para la propia relación de producción vigente.

Es a partir de ese momento que termina, en nuestra opinión, la era de las crisis cíclicas del capitalismo e inicia un capitalismo sin posibilidad de generar un nuevo ciclo productivo. Este fenómeno dio sus primeros síntomas en EEUU que se refugió después de la Segunda Guerra Mundial en el complejo industrial y militar para solucionar la contradicción. A principios de los años setenta, la baja de la tasa de ganancia se dio también en Europa que fue atribuida erroneamente a la crisis del petróleo. Es a partir de entonces que el capital en Occidente tiende a la financierización de la economía evitando el factor trabajo. No era aún el caso de Japón. Acortar la vida media útil de la tecnología era política oficial en Japón en los años setenta y ochenta. La meta fue alcanzar una posición de vanguardia en materia tecnológica. El país efectivamente llegó a ser campeón mundial en reemplazar capital fijo ´viejo´ por otro más ´moderno´.

Durante los años ochenta Japón fue considerado ´el milagro económico´que iba a conquistar el mundo. La realidad fue que la tasa de ganancia bajó aún más de prisa que en Occidente dejando al país en una recesión de la cuál aún hoy no ha salido. El Estado japonés ha buscado inyectar en la economía endeudándose a lo interno como ningún otro y acumula actualmente una deuda soberana equivalente a más de cinco veces su PIB. Existía la esperanza que tarde o temprano llegara un nuevo ciclo productivo, pero Japón sufre desde los noventas una recesión tras otra. La recuperación no ha llegado y probablemente ni llegará.

Acortar la vida media útil de la tecnología tiene como conscecuencia la baja en la tasa de ganancia en el ámbito productivo. A partir de los años ochenta en Occidente el capital procura evitar bajar la vida útil de la tecnología como fuente de ganancia mediante toda clase de patentes. Al mismo tiempo el capital va en busca de mano de obra barata en países periféricos. Este ‘outsourcing’ de capital productivo hacia países periféricos se ve acompañado de toda clase de monopolios basados sobre los derechos de propiedad intelectual. El desarrollo de y el monopolio sobre el conocimiento se concentraba en la casa matriz de las transnacionales. Este monopolio junto con el bajo costo de la fuerza de trabajo en los países emergentes debía salvar la tasa de ganancia en la economía real cada vez más global.

Patentar el conocimiento significa vivir de la renta monopólica sobre el conocimiento. Es una forma parasitaria de realizar una renta improductiva propio a la fase senil del capitalismo en Occidente en las últimas décadas. A mediano plazo, la política de patentes no garantiza una tendencia al realce de la tasa de ganancia. Cada vez más patentes suelen tener aplicación alguna en el ámbito productivo. En tanto que los costos de Investigación y Desarrollo suelen a incrementarse sin encadenarse efectivamente con el ámbito productivo, estas inversiones no se encadenan con el proceso de reproducción del capital y terminan siendo improductivas. Con ello cada vez más costos de Investigación y Desarrollo han de ser transferidos al producto o servicio, acentuando más bien la tendencial caída de la tasa de ganancia transnacional. Las innovaciones y la economía de conocimiento pueden desarrollarse más en los países centrales gracias a los fuertes subsidios y estímulos del Estado, pero las innovaciones aplicables al proceso productivo suelen desarrollarse cada vez más en los lugares donde se encuentran las plantas productivas, es decir en los países emergentes y en primer lugar en China. La renta monopólica sobre el conocimiento, entonces, tampoco tendrá un carácter duradero.

La política de patentes en cada vez más áreas productivas junto con el ´outsourcing´ y en primer lugar hacia China ha brindado una solución durante varias décadas. El resultado final es que la contradicción básica no solo no se ha resuelto en los propios países centrales sino que más bien esta contradicción tiende a mundializarse. Al generalizarse el sistema de patentes en más sectores y países emergentes, la contradicción se torna cada vez más global, es decir, también afectará y ya afecta a China. En la actualidad los BRICS como conjunto se vislumbran como paises emergentes con China a la cabeza como el nuevo ´milagro económico´. La expectativa colectiva era, y para muchos sigue siendo, que el país, como actual taller del mundo, triunfará como el nuevo líder mundial capitalista. Es la misma visión que existía en los años ochenta de Japón. De acuerdo con las estadísticas oficiales, la tasa de inversión de China se acerca al 50% del PIB. No es posible colocar todo ese capital fijo solo en la ampliación y
diversificación de la economía real. Las nuevas inversiones se orientan, entre otras cosas, más al reemplazo de capital fijo (tecnología y edificios) obsoleto por otro más moderna, contribuyendo a la baja de la tasa de ganancia en el ámbito real de la economía. ¿China, último bastión del capital productivo? China ya se encuentra en el proceso de la sustitución de tecnología foránea (transnacional) por otra nacionalmente desarrollada. En el año 2013 no menos de 629.612 patentes fueron publicados en China, 200 mil más de lo que EEUU publicó en el mismo año. Una publicación de ´World Intellectual Property Indicators´ del año 2014 reportó que el 32% de los 2,57 millones de patentes registrados mundialmente correspondían a China y para 2014 se esperaba una cifra aún mayor. China lo considera como su estratégia para llegar a ser un gran jugador mundial en los sectores de innovación tecnológica, aunque al mismo tiempo implica una tasa de crecimiento a la baja y una alza permanente en los costos de producción manufacturera del país. En resumidas cuentas, en China la tasa de ganancia del capital productivo también tiende rápidamente a la baja (Vea, Neil Wilkof . China’s patent targets for 2020: what do they say about China and the rest of us?, www.ipkitten.blogspot.com).

Gráfico: Aplicación de patentes en las cinco principales oficinas de registro
Tomado de: World Intellectual Property Indicators – 2014 Edition

La tendencia a la baja de la tasa de ganancia en el ámbito productivo en China se está dando a partir de una veloz sustitución del capital fijo. A esto tenemos que agregar el costo ascendiente de la mano de obra cada vez más calificada que demanda el proceso de tecnificación. En 2014 había 9.4 millones de estudiantes en China aplicando para la educación superior. De la población con edad de poder estar en la educación superior (150 millones de personas en China en 2014 contra 32 millones en EEUU), más del 20% o sea 30 millones de jóvenes (el doble de estudiantes que en EEUU), estaban en un programa de educación superior.

Gráfico: China, matrícula de estudiantes en la educación secundaria
Fuente: http://www.tradingeconomics.com/

A mayor inversión en la educación de la fuerza de trabajo más importante se torna conservarla también. La mayor cobertura de la salud en China es consecuencia de este estado de desarrollo, como puede apreciarse en el gráfico abajo.

Figura:
Cobertura de salud y seguro de vejez en China.

Por todo lo anterior se repite la historia de Japón de hace unas décadas. El milagro económico de China sufre la ´enfermedad´ japonesa y esto en el momento de pleno apogeo de la globalización. Con ello nos atrevimos a decir que el retorno de la inversión al ámbito productivo será cada vez más difícil en la actual fase del capitalismo. La tecnología ya no marca la diferencia competitiva. Con ello se agotan en buena medida las posibilidades de realizar una plusvalía relativa. El único modo de competir a mediano plazo será a partir de la fuerza de trabajo más barata por regiones, es decir a partir de la plusvalía absoluta a escala global introduciendo toda clase de explotación que parecía haber sido declarada historia. El regreso de las jornadas cada vez más largas, los contratos por tiempos definidos, el trabajo femenino e infantil, el trabajo forzado, el trabajo de semiesclavos, el ejército industrial de reserva, etc. todas estas formas se globalizan. Dadas las limitaciones de inversión en la economía real, la reproducción del capital real se ha ido estancando de manera progresiva. El capital se da de fuga y comienza a buscar áreas de inversión alternativas con mayor tasa de beneficio sin tener que contratar fuerza de trabajo con un carácter cada vez más más especulativo. También en China se dan inversiones a gran escala en proyectos (edificación masiva) sobre todo de segundas casas para la clase media. No tardó que se desarrolló un gran burbuja mobiliaria. Al quedar vacíos (barrios enteros de edificios), estas inversiones no encadenan, al menos no inmediatamente, con la economía real. Hay crecientes inversiones sin encadenamiento posterior con la economía real de China, lo que presiona la tasa de crecimiento económico hacia abajo. La burbuja inmobiliaria se puede observar con el creciente número de edificios y grandes torres vacías o sin terminar que difícilmente encontrarán dueño en el corto y eventualmente hasta mediano plazo. Los precios de los inmuebles han caido en China en 66 de las 70 ciudades más grandes de acuerdo con la Oficina de Estadisticas Nacionales del país. En el año 2014 los precios de inmuebles cayeron en un 7.6%. Es difícil juzgar la gravedad de la burbuja inmobiliaria en China y parece que en el año 2015 la situación mejoró en este aspecto. Es en este año que observamos el carácter especulativo en la bolsa de valores de Shanghái. En los 12 meses entre julio de 2014 y 2015, la bolsa de valores de Shanghái subió en casi 150%, para luego bajar fuertemente aunque quedando a niveles siempre superiores al de julio de 2014. (Vea, Duncan Hewitt, Record Fall In Property Prices Brings More Bad News For China’s Slumping Real Estate Market, http://www.ibtimes.com , 18 de marzo de 2015; Yu Yongding, China y su adicción por la inversión, http://prodavinci.com).

Bolsa de Valores de Shanghai (SSEC) 2010-2016
Tomado de http://www.infomine.com

Inminente descenso en el crecimiento económico de China En 2014, China oficialmente reportó una tasa de crecimiento de algo más de 7%, la más baja en 24 años. Esta cifra, en la opinión de Kurt Cobb, es claramente sobreestimada. Cuando se observa la tasa de crecimiento en el consumo de electricidad, que solo creció en un 3.8%, la tasa real resulta ser probablemente más baja. Según Bloomberg, el PIB de China, expresado en dólares, subió de un 4.25% durante el cuarto cuatrimestre de 2015 (Vea, China’s Other Growth Figure Is Flashing a Warning, 2 de marzo de 2016). El consumo de electricidad parece ser un instrumento más confiable para medir la evolución del crecimiento económico del país. Históricamente, el consumo de electricidad y el crecimiento económico han sido muy paralelos en China, pues, para un crecimiento en el PIB del 1% se solía requerir un aumento de 1.09% en el consumo de electricidad. Una tasa de crecimiento de 3.5% resulta a partir de este procedimiento una cifra más probable. Según datos preliminares de 2015, el consumo de electricidad de febrero bajó 6.3% respecto del mes anterior y en marzo mostró otro descenso de 2.2%. En otras palabras, el crecimiento económico de China parece tender a la baja (Vea, Kurt Cobb, Chinese energy figures suggest much slower growth than advertised, www.resilience.org).

Gráfico: China: Consumo de electricidad 2009-2014
Fuente: Graham Summers Ob cit

Es preciso, sin embargo, señalar que los años de crecimiento rápido en China pueden adscribirse a un modelo económico basado en mano de obra barata en la industria manufacturera que produce primero que nada para la exportación. Según datos oficiales, entre 2014 y 2015 el crecimiento económico en la industria manufacturera de China bajó de 7.3% a 6%, o sea, una reducción relativa de casi 20%. Es preciso saber que las exportaciones de China cayeron en el solo mes de febrero de 2016 en un 25%. La demanda externa se ha caído en otras palabras. No es entonces la economía china la responsable del bajo crecimiento de la economía mundial, sino es la contracción económica en los países occidentales que hacen bajar la demanda de productos chinos. Al bajar las exportaciones también se redujeron en el mismo período las importaciones, de materias primas sobre todo, en casi 14%. Sin embargo, entre 2014 a 2015 el sector de servicios en China subió de 7.8% a 8.3%, un sector mucho más orientado hacia el mercado interno. Es preciso anotar que el sector de servicios ya representaba en 2015 el 66.4% del PIB de China (Vea Qingzhen Chen, Is China really in decline? Unpacking China’s economic figures, 3 de marzo de 2016, www.globalinsights.com ).

No solo las economías más avanzadas parecen estar ante la imposibilidad de volver a reconectarse con el ámbito productivo debido a la tendencia a la baja de la tasa de ganancia, sino también parece ser el caso de China en el contexto del proceso de globalización. En la opinión de Jeremy Warner, la respuesta para sostener la demanda china por otro tiempo más ha sido fomentada con el endeudamiento creciente con miras a fomentar la demanda interna. El Banco Popular de China aplica hoy en día ya la misma política de comprar sus propios bonos para emitir dinero sin respaldo. Uno tras otro gran banco central en el mundo se ha visto forzado a imprimir dinero sin respaldo, aumentando el crédito a tasas de interés cero o negativas incluso.
Vimos a partir de 2008 la política de expansión monetaria en los EEUU, luego siguió el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón lo reanudó luego, el Banco Central Europeo lo hace más recientemente y por último también el Banco Popular de China recurre a la receta. Los bancos centrales occidentales no aumentaron la demanda ni su economía real endeudándose. Mucho del nuevo crédito utilizan las grandes corporaciones para comprar sus propias acciones, sosteniendo así la ´salud´ artificial de la economía. Al agotarse la capacidad de crédito conlleva a una mega-corrección mundial que desembocará en la Gran Depresión del Siglo XXI (Vea, Jeremy Warner, Negative interest rates put world on course for biggest mass default in history, www.investmentwatchblog.com , 14 de mayo de 2015).

Es un hecho que el endeudamiento de China lleva ya varios años aumentando a un ritmo ascendente como podrá apreciarse en el gráfico abajo. Lo que aquí preocupa especialmente es el elevado nivel de las deudas de empresas estatales y de los gobiernos provinciales. En 2015 McKinsey and Co. produjeron datos que muestran que la deuda total de la economía china ya alcanzó en 2014 unos $28 billones, lo que representa el 282% del PIB contra 158% en 2007 y 121% en 2000. (Vea, Daniel Morley, China y la economía mundial en 2016, www.argentina.elmilitante.org , 17 de enero de 2016). Entre noviembre de 2014 y octubre del año 2015, el banco central chino rebajó seis veces los tipos de interés, además de reducir en otras cinco ocasiones los coeficientes de caja -las reservas que los bancos están obligados a no prestar. De esta manera los bancos chinos prestaron en el mes de enero de 2016 un 70,2 % más de lo que hicieron en enero de 2015. China se ha vuelto, en otras palabras, otro adicto a la deuda. En febrero de 2016 las tres grandes agencias de calificación, Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch, han lanzado advertencias sobre el peligro que implica dejar para más adelante una reducción del endeudamiento de la economía china (Vea, Analistas prenden alarma por posible ´burbuja´ del crédito en China, www.portafolio.co, 20 de febrero de 2016).

Endeudamiento sin límites ni fronteras
Estamos en un momento de un endeudamiento sin límites ni fronteras. ¿Cómo se podrá pagar esa deuda? En la opinión de Bill Holter, la única forma de poder pagar esa deuda es ´devaluando´ monedas. La guerra de las monedas trata de esto. Un país procurara de devaluar más que otros y ganaría así posición en la capacidad de exportación, procurando así salvarse. Esto nos lleva a un proceso de devaluaciones competitivas sin fin. Lo que es preciso, sin embargo, es que todas las monedas han de devaluar al mismo tiempo no entre sí, sino frente al oro. China comprende que tarde o temprano las monedas globales serán forzadas de devaluar y todas a la vez contra el oro.

El día que China decide dejar caer el valor de su moneda, llevarán consigo todo el sistema monetario. Lo mismo pasaría con la caída brusca de cualquiera de las monedas globales, sea el euro, el Yen, la libra esterlina o el dólar. Si una de estas monedas cayera, todas las demás caerán. La conducción de una eventual devaluación del Yuan contra el oro tendrá un efecto positivo solamente para aquellas naciones que poseen oro. Esto hoy en día quiere decir sobre todo para Eurasia en general y China en particular. Los stocks de oro que un país posee como reserva (base de su moneda) revaluarían de manera notoria con la devaluación de las monedas fiduciarias.
Al haber acumulado, en forma no tan pública, grandes cantidades de oro físico, China está en la capacidad de tomar esta decisión. Sus deudas perderían valor. Es preciso saber que China se ha endeuda en mayor medida para generar infraestructura y no para enfrascarse en el negocio de derivados. En este caso se reduciría la relación entre la deuda y el valor actualizado de su infraestructura. Se haría más pagable dicha deuda en otras palabras. Las reservas en dólares de papel (o digital) que un país tiene perderían mucho valor, al devaluar esa moneda. El precio de las reservas en oro se dispararía en cambio expresada en términos de dichas monedas devaluadas. Es notorio qué China, Rusia y otros países asiáticos están deshaciéndose de sus reservas en dólares sobrevalorados para comprar oro subvalorado (véase gráfico abajo). Occidente ha manipulado el precio del oro hacia abajo para evitar que el dólar colapsara ya que un dólar fuerte se logra al mantener el precio del oro hacia abajo aunque sea con manipulaciones fraudulentas.

China tiene al tener reservas cuantiosas en oro tiene la plena soberanía de dejar caer su moneda y creemos con Bill Holter, que el país lo hará. Aquellas naciones que no atesoraron en oro sino solo en dólares u otros papeles sin respaldo estarían en serios problemas. Países que han dejado su oro en custodia en otros países, como Alemania con muchos otros países de Europa, no tendrían la soberanía para tomar decisiones de ese tipo. Hasta marzo de 2016 Alemania logró repatriar tan solo 366 toneladas de oro por valor de aproximadamente 11.500 millones de euros. Con ello la República Federal de Alemania concentra más de 1.400 toneladas o el 41,5% del oro que posee en las bóvedas en Frankfurt. Sin embargo, la parte principal de sus reservas en oro aún están en Nueva York y Londres donde permanecerán por un tiempo no definido. Los alemanes tendrán que esperar para ver si ese oro aún esté en las bóvedas del país anfitrión, si lo han comprometido con procedimientos de leasing o si desapareció incluso. (Vea, Bill Holter, Are We All In The Same Boat?, 2 de Marzo de 2016).

El sistema financiero internacional sin futuro
Lo que por años ha mantenido el modelo neoliberal a flote es un endeudamiento cada vez más grande. Hay diferentes formas de expresar la deuda con relación al PIB. El más común es la deuda pública como porcentaje del PIB. En el año 2014 el país más endeudado en estos términos fue Japón con una deuda de 230% del PIB, Italia con 132% y EEUU con 102%. Cuando se toma en cuenta la deuda total (la pública, empresarial y de consumidores juntas), la deuda de Japón alcanzaba ya 650% del PIB. Este porcentaje para el Reino Unido fue de 550%, la Eurozona 475%, EEUU 350%, Canadá 300%…y ahora China ya llega a 282%. En el año 2008 la deuda global, en términos absolutos, fue de 157 billones de dólares para alcanzar 223 billones de dólares en 2014, un volumen tres veces el tamaño de la economía global. La deuda no puede seguir hasta el infinito y consideramos con cada vez más autores como David Chapman y Marc O´ Brian que estamos presenciando en 2016 la nueva crisis financiera internacional mucho más impactante que la de 2008. Lo anterior conllevará el mundo a la Gran Depresión del siglo XXI.

Enderezar la economía internacional es una misión casi imposible para los gobiernos después de las políticas de ´bail-outs´ políticos. Ante la imposibilidad de volver al rescate gubernamental, la elite financiera anglo-americana globalista promovió una política de tasas de interés negativas. Para poder tener dinero en el banco, los ciudadanos entonces deben pagar por ello, subsidiando a la banca. Para evitar una eventual corrida hacia la banca para guardar el dinero en casa, se ha está gestionado una política de eliminar el pago en cash. La leyenda es que solo así se podrá combatir el crimen organizado y el lavado o blanqueo de dinero. Con tasas de interés negativas, sin embargo, cada vez más actores (fondos de pensiones, empresas de seguro, entre otros) pierden interés en comprar títulos de deudas o bonos. Con ello la expansión de crédito ha llegado a su límite. Sin nuevos créditos el esquema ´ponzi´ se acaba y estallará la crisis financiera. Ante esta amenaza EEUU, la UE y Japón han decidido pasar de una política de bail out´s, caracterizada por rescates gubernamentales a una política de ´bail-in´s, afectando ante todo a los cuentahabientes.

Antes de afectar a los accionistas de la banca privada, una política de ´bail-in´ afecta a los ciudadanos con depósitos y cuentas bancarias. Serán entonces los propios ciudadanos que responderán para salvar a la banca generadora de la crisis. Para evitar esa corrida hacia la banca y sacar los depósitos, los megabancos están desde ya con la política de limitar el acceso a dinero en efectivo. Con ello crean una especie de corralito a nivel mundial. Esta medida es una clara señal que estamos en el ojo del huracán financiero. La misma generará un caos económico de gran magnitud. La élite financiera procurará atribuir este caos no a su propio manejo irresponsable, fraudulento y corrupto, sino al caos en el mundo que ella misma es capaz de impulsar. Lo que quieren provocar son amenazas globales tan impactantes que el gran público de ambos lados del Atlántico e incluso de Eurasia (Rusia y China) acepte la instauración de un gobierno global que ponga orden en este mundo.

El caos global precede a la crisis del sistema financiero internacional
En medio de un caos a nivel mundial, la elite financiera de Wall Street y la City de Londres, a través de sus actores globalistas como el FMI el Banco de Basilea (el banco central de todos los bancos centrales), buscan adscribir la responsabilidad del colapso financiero en proceso al caos en el mundo. En medio del caos mundial, la élite busca presentarse como los salvadores de la humanidad planteando una alternativa al caos en el planeta creando un gobierno global. Wall Street y la City de Londres promueven para ello y a través de sus actores como el FMI, los Derechos Especiales de Giro como la moneda de referencia post-crisis, moneda que la élite manejará con sus propios organismos de poder constituidos en el nuevo Estado Global. La elite financiero no tiene compromiso alguno con países ni ciudadanos ni con EEUU. Con el gobierno global, todas las naciones, incluyendo a EEUU, perderían su soberanía nacional.

Sin embargo, hay un obstáculo grande para lograrlo que se llama la alternativa multipolar presentada por los BRICS. Ante el proyecto de un Estado global, China, Rusia y los BRICS en general no pretenden subeditarse a la elite financiera de Wall Street y la City de Londres y están buscando una alternativa a ese mundo unipolar. Para la Unidad de Inteligencia de la revista The Economist, muy alineada con los intereses de esta élite financiera, las dos amenazas mayores en el mundo son China y Rusia. China constituye la principal amenaza para que la élite globalista logre obtener la hegemonía económica y unipolar en el mundo. Para poder imponer su hegemonía esta élite financiera ha presionado que EEUU impidiera que China tenga un asiento con voto correspondiente en el FMI. Sin embargo, China, como la indiscutible segunda potencia económica en el mundo lo obtuvo, hacia finales del 2015, aunque su funcionamiento entre apenas en vigencia justo antes de las próximas elecciones de 2016 en EEUU.

Como respuesta ante los muchos bloqueos, China, Rusia y los BRICS en general han buscado su propio sistema financiero internacional que operaría en forma paralela pero en contradicción entre sí. En esta confrontación, la elite financiera en el poder anglo-americana en vez de obstaculizarlo, más bien ha empujado la integración paulatina de Eurasia en términos financieros y monetarios. No es del todo inimaginable que Alemania y la Unión Europea se unan a la iniciativa. Los países europeos ya mostraron sus intenciones en esa dirección con la participación de muchos de sus bancos en el Banco de Inversión en Infraestructura (BAII) impulsado por China. Al mismo tiempo hay cada vez más dudas si la UE firmará el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) con EEUU. No es del todo descabellada la idea que la presencia de la OTAN en Europa Oriental bien podrá estar allá para evitar que Alemania y la UE miren hacia el Este y ni tan solo para proteger a sus ´aliados´ de la UE de la supuesta amenaza de Rusia.

En la lista de mayores riesgos de la revista The Economist sigue, como lo señalan, la amenaza que genera el intervencionismo ruso en Siria y Ucrania que podría terminar en una confrontación directa con las fuerzas de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) u otras potencias. Afirma la revista que el mundo se ha puesto muy inseguro con el desarrollo del Estado Islámico y la propia élite financiera ya habla en público de la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial. Hablar de ello en el año 2015 se consideraba mera teoría de conspiración. En el año 2016 son los propios medios dominantes que lo divulgan con el aparente propósito de crear un pánico cada vez más generalizado. Los atentados de enero en Paris y de Bruselas en marzo crean un verdadero pánico generalizado en la misma UE e incluso más allá de sus fronteras.

En el momento más crítico de todo caos por venir, la élite financiera espera que haya una ´comunidad internacional´ suficientemente amplia en el mundo para apelar a una gobernabilidad global ante tanto desastre en el mundo. Una justificación central sería que: mientras continúa existiendo el concepto de Estado-Nación, las guerras no desaparecerán y solo se logrará la paz en el mundo con un Estado Global. Vimos como en pocos meses la intervención rusa en Siria tuvo una efectividad política y militar grande. En la tercera semana de marzo de 2016 el gobierno de Vladimir Putin anunció, de forma sorpresiva para la OTAN, el retiro de sus tropas de Siria. Con ello subrayan que es posible poner las partes en conflicto a la mesa de negociaciones en Ginebra para lograr la paz. En este juego de ajedrez pareciera que Rusia llevaba la carta ganadora. No podemos descartar la hipótesis que no es casual que justo en ese momento se dio el atentado terrorista en Bruselas, adscrito a ISIS.

La creación de ISIS, el asesoramiento y financiamiento de estos mercenarios a menudo fanáticos están relacionados con la política de Zbigniew Brzezinski, asesor en seguridad nacional de la administración Obama hasta hace poco. La invasión en Libia y la desestabilización de Siria, constituían parte de la “hoja de ruta” militar de la OTAN. El fomento de caos y conflictos en Siria e Irak deberían servir para abrir un corredor de entrada sobre Asia Central hasta Siberia para evitar la integración de Eurasia. Es por este motivo que Rusia se metió de lleno en el conflicto en Siria. En este caso, EEUU ya no opera como estado nación soberano que domina el mundo, sino el mismo país pierde autonomía relativa ante los intereses del capital financiero anglo-americano globalizado y representado en este caso particular por la OTAN.

Hemos de estado claro que ISIS es una creación de esa elite financiera angloamericana globalista como un instrumento geopolítico. Hay líneas de abastecimiento del territorio de operaciones de la OTAN en Turquía hacia los territorios controlados por ISIS en Siria e Irak. Estas líneas de abastecimientos han funcionado durante los últimos 5 años para los llamados ´rebeldes moderados´ que fracasaron en su meta de dejar caer a Damasco a causa de la intervención de Rusia en Siria. Con el ataque terrorista en Bruselas donde la xenofobia y el nacionalismo florecen más que nunca, la élite espera justificar más guerra afuera (Vea, Tony Cartalucci, Brussels Attac: The true implications of ISIS, www.silverdoctors.com, 23 de marzo de 2016).
Es cierto que la OTAN se encuentra en crisis. La UE manifiesta estar interesada en crear su propio sistema de defensa y en EEUU están cansados de llevar el mayor peso del gasto y tropas. Las tropas de la OTAN no por nada consisten cada vez más en mercenarios. El punto flaco de trabajar con mercenarios es que tienen compromiso con la causa, mientras entre dinero y equipo. Esperaban que el fanatismo del islam pudiera compensar la falta de patriotismo, pues no es lo mismo operar con el ejército que defiende su patria, que lidiar con un ejército de mercenarios de las más diferentes naciones y con conflictos entre sí. Con la aparente solución de la crisis en Siria ha quedado claro ante la UE que Rusia es eventualmente más eficaz de defender sus intereses que la misma OTAN. La vulnerabilidad de Europa está adquiriendo niveles críticos.

La intervención exitosa de Rusia en Oriente Próximo ha puesto irreversiblemente en tela de juicio la supremacía de la OTAN. La afirmación de un alto responsable estadounidense de la OTAN, que «Rusia y Siria arman a los inmigrantes para perjudicar a Europa» o la de un experto en comunicaciones de la OTAN que ha asegurado que «Putin emplea la crisis migratoria para derribar a Merkel» es otra estrategia de crear caos y justamente en la UE. Los ataques terroristas en Bruselas se vincularían así con el creciente flujo de migrantes desde Medio Oriente. Al afirmarlo revelan más bien que su propio objetivo, parece ser crear caos total no solo en Medio Oriente sino también en la Unión Europea Los ataques terroristas en Bruselas se vinculan con el creciente flujo de migrantes desde Medio Oriente (Vea, Global Europe Anticipation Bulletin (GEAB), OTAN, bancos centrales y crisis migratoria, 15 de marzo de 2016).
Este flujo migratorio es un co-producto del caos creado en Medio Oriente y no solo en Siria. En un primer momento este flujo (de gente joven y a menudo bien preparada) fue considerado como algo positivo, sobre todo en Alemania, debido al progresivo envejecimiento de la población europea. Al entrar Rusia al conflicto ISIS sufre una derrota tras otra. Con ello se provoca una segunda ola migratoria que incluye a mercenarios de fuga. A partir de ese momento se temen y se dan los ataques terroristas en Europa. La posición de la Señora Merkel, que solía defender una política inmigratoria abierta, se torna crítica en su propio país. Desde la costa oeste de EEUU se inicia una campaña twitter robotizada (como ya señalamos en un artículo anterior) contra la Señora Merkel con el objetivo político de sacarla de su cargo como canciller de Alemania. La élite financiera angloamericana globalizada cuestiona desde hace un tiempo y a través de los grandes medios su futuro político. La Alemania de Merkel simpatizaría demasiado con Rusia y China (GEAB 103, marzo de 2016 y; The Rothschild Formula is Complete: The US is Done!, www.silverdoctors, 16 de marzo de 2016).

En tercer lugar la revista citada menciona la volatilidad de los mercados financieros. Es interesante como la propia elite ha tratado de dejar caer al sistema financiero europeo. Una vez que caiga un gran banco europeo o norteamericano es un hecho que caerá todo el sistema financiero internacional. Sin embargo, al caer primero Deutsche Bank, la crisis financiera podrá atribuirse al caos financiero en Europa como hemos señalado en nuestro artículo ´Burbuja Financiera, Crisis y Oportunidad Multipolar´. La crisis griega y la desintegración de la Unión Europea están en quinto lugar. El ´Drama Griego´ ha ido más allá y las dificultades de mantener unida a la UE son cada vez más grandes. Lo que plantea la élite financiera en cuestión es, señalar la necesidad de crear un gobierno por encima de las naciones e incluso regiones como la UE en crisis. Un Estado Regional como la UE está obsoleto para los intereses del capital financiero anglo-americano globalizado. También sobre este tema hemos abordado en artículos anteriores.

Defender el Estado regional de la UE es una política conservadora de una defensiva a la ultranza y casi insostenible. A la UE no le quedará de otra que escoger entre mirar hacia el Este haciendo alianza con China y Rusia como los promotores de un mundo multipolar o mantener la mirada hacia el Oeste y capitular ante las permanentes presiones de renunciar a toda soberanía nacional e incluso a nivel regional como UE a favor de los intereses de las principales corporaciones y megabancos vinculados con el proyecto de creación del Estado Global. Será el fin de toda soberanía nacional incluyendo la alemana y de la misma Unión Europea. Estimamos que más temprano que tarde la UE no firmará los Tratados Transatlánticos de Comercio e Inversiones y podrá dejar incluso a la OTAN. Encontrará finalmente que es mejor alternativa vincularse con el proyecto BRICS. El costo geopolítico podrá ser alto pero la efectividad de la capacidad militar de Rusia en Siria sin duda contribuirá a mejorar el clima para tomar semejante decisión.

En sexto lugar, la revista The Economist advierte que la eventual llegada del magnate Donald Trump a la Casa Blanca podría quebrantar la economía global y aumentaría los riesgos políticos y de seguridad de EE UU. En una publicación de una entrevista de Bloomberg con el Sr. Marc Faber, este autor de ´Gloom, Boom & Doom Report´, afirma que: “Dadas las alternativas, yo votaría por el Sr. Trump ya que él podrá destruir solamente a los Estados Unidos mientras con Hillary Clinton el mundo entero será destruido” Existe la idea entre expertos en relaciones internacionales que Trump es el candidato presidencial preferido de Putin por su concepto de mayor asilamiento de EEUU del resto del mundo. Esto dejaría más mano libre a Rusia (Vea, Luke Kawa, Faber: I´d vote for Trump because Hillary Clinton will destroy the whole world, www.bloomberg.com, 18 de marzo de 2016).

Es interesante que una crisis financiera en los propios Estados Unidos aparezca en décimo y último lugar con bajo puntaje debido a una crisis en el sector petrolero, que no casualmente es el sector que pertenece a los intereses financieros del capital que lucha por otro siglo americano. Las verdaderas causas de la crisis de Wall Street se ocultan de esta forma por completo. Llama la atención que en torno a la próxima desestabilización planificada por la élite financiera anglo-americana en el mundo tampoco hay mención alguna sobre América Latina ni África. La periferia ni cuenta en otras palabras.
Con Estados Unidos nuevamente en crisis, el presidente Obama se dirigió a la región en la quinta cumbre de las Américas de la OEA en abril de 2009 en Trinidad y Tóbago, con una retórica cordial y conciliadora llamando a la unidad, al progreso común y a la alianza hemisférica entre socios iguales. La 4ta flota enviada en el 2008 a América Latina y la retórica del presidente Obama en Trinidad y Tobago en Abril 2009, nos deberían haber puesto en alerta de una posible repetición de la política Theodore Roosevelt de la “Zanahoria y el garrote”: “Speak softly and carry a big stick”. (Habla suave y carga un gran garrote). El 28 de junio de 2009 ya se dio el golpe de Estado en Honduras desde Estados Unidos y luego en 2012 otro golpe con guante blanco tuvo lugar en Paraguay. América Latina, sin embargo, respondió en su momento positivamente a esas declaraciones de intención del presidente Obama. En el año 2016 la evaluación, es otra.

Con la reciente visita de Obama a Cuba aún estaba el embargo. Justo antes de su llegada a Cuba se dio el asesinato de líderes sociales destacados como Berta Cáceres en Honduras. Otro tanto sucede en países como Colombia y México, donde se ha intentado acallar toda acción de protesta legítima. El incremento de asesinatos muestra la táctica avasalladora. En lo que concierne a los países signatarios del Tratado del Pacífico, se ha logrado un control mediático casi absoluto y no existe prensa, radio ni televisión verdaderamente independiente en porcentajes apropiados para ejercer una concientización o crítica suficientemente extendida.
Los múltiples intentos de golpes de estado en países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Brasil han hecho trizas la supuesta buena voluntad del Presidente Obama. El plan de Obama desde hace años ha apuntado a poner en marcha una estrategia de guerra de baja intensidad que busca cansar, desgastar o empujar a la víctima a cometer errores para aprovecharlos. ´Con estrategias y tecnologías de última generación, las fuerzas contrarrevolucionarias han potenciado el fetichismo y la enajenación inherentes a la sociedad capitalista: fomentando el olvido de la lacerante reestructuración neoliberal; culpando a los gobiernos de izquierda y progresistas de los problemas heredados de sus predecesores neoliberales, al tiempo que les impiden resolverlos mediante el boicot, el sabotaje y la desestabilización; volcando contra nuestros gobiernos el rechazo a prácticas consustanciales a la política de derecha, tales como la corrupción y el irrespeto a las instituciones; y lanzando contra ellos la creciente multicausal insatisfacción ciudadana, de la izquierda es parte responsable (Vea, Roberto Regalado, América latina ¿Qué ciclo llegó a su fin?, www.alai.org, 14 de marzo de 2016).

Los gobiernos de izquierda y progresistas se reelegían, a como plantea Regalado, ´de manera casi automática, en virtud del carisma de su líder o lideresa; del acumulado social y político histórico, y del cosechado en la batalla contra los gobiernos neoliberales precedentes; del boom exportador de productos primarios, que no aprovecharon para reorientar la matriz económica hacia el fortalecimiento de las cadenas productivas nacionales y la integración regional; y de las meritorias políticas públicas que, sin embargo, no fueron real o suficientemente armonizadas con la generación de conciencia transformadora, la construcción de poder popular y el empoderar del pueblo´ (IBID).
Para reorientar la lucha es preciso partir del hecho que el poder hoy por hoy parte del estado/universal, no hay poder en el Estado/nación, ni tampoco en el Estado/continente solo Unión Continental, solo como Estado/Universal (global para las ETN´s) se puede construir poder/soberanía constituyendo Estado en lo nacional y continental. Es a partir de construir y formar parte del Estado Universal de fuerzas políticas internacionales que podemos considerar luego, la situación de terminales-esquemas de poder en Argentina, en Brasil, en Venezuela etc. y así también en la Unasur-Celac y en la UE. Es importante saber que no puede pensarse/constituirse poder fuera de la construcción del Estado/Universal (Multipolarismo-Brics-Francisco). Se perdió el gobierno nacional de Argentina, Brasil, Venezuela, etc., hemos perdido el manejo de la administración del estado en nuestros países, pero la correlación de poder en plano universal no ha cambiado sustancialmente por ello. Si incluso perdiera el proyecto de Lula en Brasil arrastrando a Venezuela-Bolivia-Ecuador, la pérdida sería importante para la Unasur/Celac pero, aun así no sería de impacto estratégico en lo Universal.

En este nuevo contexto, debemos enfrentar la nueva oleada de mega TLCs como el de Europa-Estados Unidos, Europa-Canadá, el tratado sobre servicios (TISA) y el TTP. En la ciudad de México se realizó en enero de 2016 un encuentro internacional, estratégico en nuestra opinión, de organizaciones sociales en oposición al Tratado de Asociación Transpacífica (TPP) que agrupa a unas 70 organizaciones sindicales, campesinas, sociales; nacionales e internacionales de Canadá, EEUU, Chile y Perú. Si bien los movimientos sociales no tienen la unidad y fortaleza que tuvieron en tiempos de la lucha contra el ALCA, ni está Cuba en el juego como fue entonces, es hora de profundizar los proyectos alternativos y re-articularse para derrotar el TTP, el TISA y toda la nueva ola de TLCs que pretenden imponerse (Vea, Alberto Arroyo Picard, De la derrota del ALCA a la lucha contra el TTP, ALAI, 9 de marzo de 2016).
De igual modo los cambios de gobierno en Grecia-Italia-España no impactan el gobierno de la EU, incluso cambios locales en Francia y Alemania no impactan a la UE. Ahora un cambio de intereses dominantes en el gobierno de la UE (con un viraje de la mirada hacia el Este) tiene un impacto importante en el Estado Universal de las fuerzas. Así como la actual decisión de la UE de avanzar en el camino de la “nueva ruta de seda” multiplica la fuerza de ese esquema multipolar. Es a partir de construir y formar parte del Estado Universal de fuerzas políticas internacionales que podemos cambiar el mundo (vea, Wim Dierkxsens y Walter Formento, La crisis financiera global, uni-polarismo y multipolarismo ahora también nacional y popular, www.mariwim.info, enero de 2016).

Escenarios futuros
Entrando al año 2016 se está culminando la mayor batalla geopolítica de los últimos tiempos en una feroz pugna geoestratégica por el nuevo sistema monetario internacional. La pregunta más difícil de responder es, ¿cuál sistema monetario internacional tendremos en el futuro no lejano? ¿Nos espera un sistema multipolar con diferentes monedas de referencia sin clara hegemonía de alguna? O más bien, ¿habrá una nueva moneda de referencia hegemónica, como los Derechos Especiales de Giro, basada en una canasta de monedas y manejada por una élite financiera internacional con una recomposición de cuotas de poder en el FMI. La élite de Wall Street y la City de Londres no parecen querer ceder su hegemonía. Esta pugna por la hegemonía se profundiza conforme la batalla se acerca al momento definitorio. Se acentúan las confrontaciones económicas, a nivel político ya vivimos otra guerra fría y amenaza una escalada militar que incluye hasta un ataque nuclear. Ante semejante grave situación geopolítica está en juego hasta el futuro de la humanidad y con razón nos podamos preguntar cómo se verá el mundo mañana. Presentaremos aquí unos escenarios posibles sin querer decir que todas son igual de probables, ni que podrá darse una ruta aún diferente. El conjunto de reflexiones nos da en todo caso mayor claridad sobre lo que podrá suceder en una u otra dirección.

Escenario 1 La imposición del Estado Global
El capital financiero globalizado puja desde Wall Street y la City de Londres, más toda una red de citis financieras globales (Hong Kong, Bombay, Buenos Aires, Sao Pablo, Qatar, Teherán, etc.), por un Estado global sin fronteras o “barreras” nacionales a la libre circulación de ese capital financiero. La fracción asentada en Wall Street-Londres proyecta instaurar poder global desde la red de city´s financieras multilaterales (Citigroup-Barclays-HSBC- Lloyd´s-ING Baring, Santander CH, etc.). Su proyecto es desarrollar un Estado- Global en la forma de red financiera unipolar-multilateral de city´s financieras. Puja por un Estado sin ciudadanía, es decir, sin una participación de los pueblos más allá de las a menudo alienantes redes sociales y redes de medios de la televisión satelital. Donde los pueblos que producen-trabajan directamente son parte de redes de plataformas que proveen bienes y servicios a ETN´s (empresas transnacionales). Son pueblos y ´ciudadanos´ sin mayores derechos económicos (es decir, sin ciudadanía) en relación a ETN´s, que son partes de la GBF (plataformas de servicios financieros) que pujan por dominar directorios de Bancos Centrales (BC) y que los BC sean dominantes respecto de los gobiernos-locales-nacionales (municipales es su objetivo). De modo que el gobierno del Estado se instrumente a partir de una administración estatal que ascienda-y-descienda por la burocracia financiera de los BC, de los GBF y de las ETN´s. Su culminación significaría la cúspide del proyecto neoliberal a escala planetaria.

Tratase de un Estado con instituciones propias más allá de las naciones, que la supera conteniéndola en otro orden, donde niega lo nacional como tal identidad e impone una nueva identidad local, asociada a la corporación ETN, como tendencia. De aquí que la relación entre el par local-global es orgánica a la nueva forma de capital global, por lo que construye y lo que diluye-desarticula. Donde puedan imponer a los ´ciudadanos´ (es decir, un ciudadano sin derechos políticos ni económicos) procesos sin necesidad del “juego electoral democrático” propio de los partidos ideológicos de masas y si más propio de las grandes corporaciones mediáticas y del marketing político ocupando el lugar de los partidos políticos de
masas; con sus propios órganos, su propio sistema jurídico de propiedad material e intelectual y, sobre todo con la posibilidad de una fuerza armada global (la OTAN). El proyecto Global se encuentra en su fase ascendente pero es cada vez más confrontada con la política de restauración del capital financiero multinacional y, a partir del año 2014 cada vez más también con la alternativa del mundialismo BRICS- Multipolar.

Escenario 2 La lenta agonía del actual sistema financiero internacional entró en una fase terminal, la OTAN pierde su capacidad de imponer su voluntad en el mundo y con ello se acaba el Imperio Rothschild.
Si la élite financiera de Wall Street y la City de Londres, es decir los Rothschild (que controlan casi todos los bancos centrales del mundo así como el Banco de Pagos Internacionales con sede en Basilea, Suiza), quieren afianzarse a toda costa en el centro del poder del próximo sistema monetario internacional sería casi inevitable una confrontación directa con Rusia y China arriesgando una tercera Guerra Mundial. En esta confrontación no hay ganador seguro y cada vez menos oportunidad de triunfo para Occidente. Lo que hoy está en peligro, es el propio liderazgo de Estados Unidos y la OTAN. Esta situación alcanzó su momento culminante en Siria, donde la Casa Blanca organizó primeramente el Emirato Islámico, lo envió a Irak para emprender la limpieza étnica y después comenzó a combatirlo, mientras que la CIA (más vinculada con los intereses conservadores del capital financiero multinacional del imperio Rockefeller) seguía apoyándolo en Siria. Esta incoherencia ha contagiado poco a poco al OTAN, alianza creada para luchar contra la URSS y mantenida luego en contra de Rusia pero esta vez a favor de la élite financiera anglo-americana globalista.

Luego estaba en proyecto la aventura con ISIS (una creación de la CIA y de la OTAN) de buscar enfrentarse mediante estas fuerzas mercenarias con Rusia y China para impedir la unión geográfica-económica y política entre Rusia y China y obtener el control directo sobre los recursos energéticos (en Siberia). De esta manera Occidente hubiese provocado directamente una tercera Guerra Mundial. Putin se adelantó en el tablero de ajedrez geopolítico e evitó a tiempo este momento crítico al apoyar a Siria en la lucha contra ISIS. Su protección a Siria les permite hacer uso de los puertos de Tartu y Alepo para su marina en el Mediterráneo. Rusia se aseguró del Puerto de Sebastopol en el Mar Negro apenas comenzando la crisis de Ucrania. Una vez que Rusia tiene otra vez bajo su control los oleoductos en Ucrania, es posible que Europa y Alemania en primera línea otorguen concesiones portuarias al país en el Mar del Norte a cambio de su seguridad energética.

Cuando Rusia logra obtener de nuevo el pleno control sobre Ucrania sería el momento más probable que Europa y ante todo Alemania se integrarán al
proyecto de la Unión de Eurasia y dejaría a EEUU en una posición bastante aislada. En tal caso Europa dejaría a la OTAN y con ello se acabó el Imperio
Escenario 3 ¿Hará China un pacto con los Rothschild´s para juntos dominar el mundo o triunfará la alianza entre Rusia y China con los BRICS?
Existen cada vez más voces del campo Occidental de que China pronto se perfilará como el principal miembro del FMI, al participar con su moneda en los Derechos Especiales de Giro (DEG´s). Los DEG´s estarían respaldados por una canasta internacional de monedas. China se transformaría eventualmente en el principal gestor para la recomposición del existente sistema bancario internacional. Shanghai y Hong Kong sustituirían a Nueva York y la City de Londres, y es capaz que la élite financiera de Wall Street migraría en este caso hacia este nuevo centro de poder. China aparecería como la nueva superpotencia que encabezaría un gobierno global donde la actual élite financiera de Wall Street y la City de Londres podrían co-gobernar. Bajo este gobierno global, diseñado, probablemente como la segunda opción de los Rotschild´s, no hay plena seguridad que exista soberanía nacional. Para la humanidad no sería un escenario futuro muy distinto al primero.

Estará claro que mientras haya una escalada del conflictos contra Rusia e incluso contra China, ninguno de los dos países cooperará con el proyecto de un gobierno global, con una moneda global, propuesta por el FMI ya desde 2010. Por el otro lado, es aún más claro que China y Rusia, con sus enormes reservas de oro físico, son capaces de anclar su moneda en oro. El anclaje de las monedas en oro significa la muerte del capital ficticio y limitaría por lo tanto poder continuar con una pirámide invertida de crédito a escala global. Con el patrón oro no hay lugar para las monedas fiduciarias. La misma dejaría de existir al anclar una moneda en oro. Estimamos que el nuevo patrón oro significa el fin de la hegemonía en todo Occidente, incluyendo (eso sí) a Japón.
El mercado de oro de Shanghái lanzará en abril del año 2016 su mercado internacional de compra y venta de oro en yuanes. Es el avance lógico de la economía más grande del mundo, que más oro produce, compra e importa. El mercado iniciará en abril con 15 bancos chinos y unos cuantos bancos extranjeros. Su peso en el mercado, sin lugar a dudas, influirá en la formación de precios del oro. De esta forma la moneda china se tornará completamente convertible y proporcionará más poder a Asia en general y China en particular.

El mayor o menor éxito del mercado de oro en yuanes dependerá sobre todo de la participación de bancos extranjeros. China ha advertido a los megabancos extranjeros en Londres y Nueva York, que tradicionalmente han fijado el precio del oro en dólares, que aquellos que no participen en el mercado del oro en
yuanes perderán la posibilidad participar en las compras e importaciones de oro de Asia y China. Como el oro en la última década va de Oeste a Este, es probable que pronto el precio del oro físico sea determinado básicamente por China.
Para evitar de perder este tren, varios países del norte de Europa (sobre todo Alemania, Holanda y Austria) están haciendo todo lo posible para repatriar su oro para así en conjunto o por separado crear un depósito de garantía o de anclaje para ser eventuales miembros del nuevo sistema monetario de los BRICS anclado en oro. No es posible integrarse a este nuevo sistema monetario sin garantías en oro o plata. Los datos sobre las tenencias de oro parecen hoy en día secreto de Estado. ´Tener o no tener´ oro marcará la diferencia.

Escenario 4 ¿Habrá un ataque nuclear y preventivo para lograr imponer el proyecto de los Rothschild´s o lograrán China y Rusia un ataque preventivo de tipo económico y con efectos ´nucleares´ en Occidente?
Rusia y China junto con los otros países de los BRICS han desarrollado su propia moneda, su propio Banco Mundial y su Fondo Monetario, su propio SWIFT y tarjeta de crédito y su propio sistema de internet con otras partes del mundo. En estos países aún se centra la economía real. Las economías occidentales en cambio constituyen ´a house of cards´ que podría colapsar antes que Occidente recurra a un eventual ataque nuclear preventivo. La actitud de Rusia y China ha sido seguir un juego de ajedrez geopolítico muy prudente para erosionar la base del petrodólar buscando así la agonía lenta del imperio del pétro-dólar. Parece que el año 2016 es el momento crítico de pasar al ataque económico preventivo. Un ´dumping´ acelerado de las reservas en dólares por China y Rusia funcionaría como un ataque ´nuclear´ preventivo en el mero corazón de Wall Street. Ambos países se están deshaciéndose de los dólares desde hace un año pero de manera prudente. Con esos dólares sobreevaluados han comprado toneladas de oro subvalorado. Un acelere en este proceso lo deben en nuestra opinión a la humanidad. Ambos países poseen hoy por hoy todas las cartas necesarias para hacerlo. Para tener éxito no deben anunciarlo ni amenazar con semejante medida sino realizar un ataque económico preventivo de gran escala. Con ello la Era de Occidente habrá terminado.