rss 2.0 | atom
El Evangelismo Mediático Ganó elecciones en Costa Rica

En Costa Rica el candidato de los medios de comunicación ´Enlace´ ganó la primera ronda de las elecciones presidenciales y el Partido Liberación Nacional, la socialdemocracia, no salió con la suya. La señal de televisiva “Enlace” que transmite en 120 países y así también en todos los cantones de Costa Rica fue factor decisivo en el triunfo del candidato evangélico Fabricio Alvarado del Partido Restauración Nacional (PRN). Esta millonaria maquinaria de organización/televisiva del cristianismo protestante evangélico fundamentalista, con oficinas en todo el continente y así también en Costa Rica, estaba detrás de la campaña de Fabricio Alvarado con su no esperado impacto en todo el país.
Lo que llama la atención es que Liberación Nacional, o sea la social democracia, está de retroceso en Costa Rica como lo está en el mundo entero. Lo está al abandonar su misión social e histórica con la clase trabajadora, apoyando más bien las medidas globalistas y neoliberales a través de las últimas décadas que han erosionado los derechos económicos y sociales de la clase trabajadora y provocaron una creciente desigualdad económica en el en el mundo occidental entero y así también en Costa Rica.



El Evangelismo Mediático Ganó elecciones en Costa Rica

Wim Dierckxsens

En Costa Rica el candidato de los medios de comunicación ´Enlace´ ganó la primera ronda de las elecciones presidenciales y el Partido Liberación Nacional, la socialdemocracia, no se salió con la suya.

La señal de televisiva “Enlace”, que transmite en 120 países y también en todos los cantones de Costa Rica, fue factor decisivo en el triunfo del candidato evangélico Fabricio Alvarado del Partido Restauración Nacional (PRN/Vea: www.enlace.org/oficinas). En dicha página se puede ver y escuchar una entrevista del fundador de Enlace con el candidato ganador y su esposa (Véa:www.enlace.org/aqui-entre-nos-fabricio-alvarado-candidato-a-la-presidencia -de costa-rica). Es importante saber también que la hija de una predicadora de Enlace, no por casualidad, fue la candidata a la vicepresidencia.

No estamos hablando de un proyecto televisivo nacional. El socio mayor de Enlace es ´Lakewood Church´, una Mega Iglesia en EUA con 50 mil asistentes semanales en Houston (Vea para mayor detalle: www.lakewoodchurch.com). Es también la iglesia fundada por Joel Osteen del “Evangelio de la Prosperidad”, una iglesia fundamentalista al igual que lo es el neoliberalismo, que juntó una fortuna de unos 50 millones de dólares. Enlace acepta hasta tarjeta de crédito para ofrendar (Vea. www.enlace.org/ofrendar ).

Esta millonaria maquinaria de organización mediática del cristianismo protestante evangélico fundamentalista, con oficinas en todo el continente, estaba detrás de la campaña de Fabricio Alvarado con su no esperado impacto en todo el país. Ese impacto de su campaña ganó mayor terreno a partir del momento en que, justo antes del día de las elecciones, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (IDH) ordenó a Costa Rica garantizarles a las parejas del mismo sexo todos los derechos existentes en la legislación, incluido el derecho al matrimonio, sin discriminación alguna frente a las parejas. Este pronunciamiento se dio a raíz de una consulta del gobierno de Luis Guillermo Solís, considerado un triunfo para su Partido Acción Ciudadana (PAC).

La misma decisión fue una bandera de lujo para ser levantada por el candidato evangelista y su Partido Restauración Nacional (PRN) para hacer campaña justamente en contra de este fallo, predicando la importancia de conservar la ´Sagrada Familia´ y difundiéndolo por todos los rincones del país. De este modo el PRN ganó de manera decisiva en las provincias periféricas. El PAC, al llevar la bandera progresista de estar a favor de un estado laico y el matrimonio entre personas del mismo sexo, ganó en las provincias de la Meseta central donde está empadronada más del 80% de la población votante del país. Esta ventaja no fue suficiente para obtener el primer lugar a nivel nacional, pero si dio los votos suficientes para dejar al partido de Liberación Nacional en tercer lugar, el gran perdedor en estas elecciones.

Lo que llama la atención es que Liberación Nacional, la social democracia, está en retroceso en Costa Rica como lo está en el mundo entero. Lo está al abandonar su misión social e histórica con la clase trabajadora, al pasar a apoyar más bien las medidas globalistas y neoliberales en las últimas décadas, las cuales que han erosionado los derechos económicos y sociales de la clase trabajadora y provocaron una creciente desigualdad económica en el en el mundo occidental entero y así también en Costa Rica.

Los “socialdemócratas” apostaban a que Liberación Nacional quedaría en segundo lugar para poder triunfar en segunda vuelta. No dudaron incluso divulgar, a través de la televisión alemana ´Deutsche Welle´ en español, que el presidente Luis Guillermo Solís había renunciado a ser candidato a raíz de un escándalo llamado el ´Cementaso´, cuando en realidad nunca presentó su candidatura para ser reelecto ni podía haberlo hecho ya que el inciso 1- del Artículo 132 de la Constitución Política, el presidente o vicepresidente de la república que desee optar por la reelección presidencial deberá esperar a que transcurran ocho años después de finalizado su periodo de Gobierno. Debido a la polarización de las ideologías y los valores en la recta final de la campaña, el PRN y el PAC irán a segunda ronda al PLN. A la “socialdemocracia” le salió el tiro por la culata ya que el PAC logró el segundo lugar.

No se había conocido todavía el resultado final de este proceso electoral y el candidato socialdemócrata ya apostó contra el PAC para la segunda vuelta, extendiendo la mano al candidato del PRN en su próximo gobierno. Los cristianos evangélicos, sin embargo, no extienden la mano hacia otras religiones, es decir, no se destacan por su ecumenismo. Como fundamentalistas que son, más bien se caracteriza por ser una religión muy excluyente. La fe en la Virgen de los Ángeles no va con los evangélicos fundamentalistas, pero impulsa, cada año, el peregrinaje de más de 1,5 millones de costarricenses que caminan desde todos los rincones del país para agradecer milagros concedidos y hacer nuevas peticiones.

Es un hecho que el ecumenismo seguirá de repliegue en Occidente y también en América Latina. El ecumenismo más bien lo está reconstruyendo y potenciando el actual papa Francisco, desde la patria grande con una mirada universal hacia el Este. Su vocación por sacar a la Iglesia de su estado eurocéntrico y llevarla a las “periferias”, donde millones de seres humanos aguardan “una apertura a la trascendencia que afirme la centralidad de la persona humana”. No es este el horizonte de los cristianos evangélicos fundamentalistas.

Francisco multiplicó los gestos de cercanía y amistad con la Iglesia Ortodoxa tanto en Rusia como en Turquía. En diciembre de 2017 hubo un mensaje escrito de Su Santidad Francisco para el Presidente Xi Jinping, en el que le manifiesta su voluntad de invitarlo a Santa Marta para abogar juntos por la paz mundial duradera, al servicio de un mundo más fraterno y solidario, y su deseo de visitar China “cuanto antes”. Un personaje muy cercano al presidente chino Xi Jinping, exaltó al cristianismo en comparación con el budismo y otras religiones de Oriente.

Los cristianos evangélicos fundamentalistas no son parte del movimiento ecuménico y esta actitud excluyente podría ser la razón de su derrota en la segunda vuelta. También es cierto que el fundamentalismo de los cristianos evangélicos no choca con el fundamentalismo neoliberal, lo que permite que partidos como la socialdemocracia hagan alianzas con los evangélicos. Los evangélicos lograron hacerse presentes en la política y la ´socialdemocracia´ fue puesta en cuestión con el ´socioliberalismo globalista´ que se abrazó desde 1994 lo que podrá dar espacio para que otras fuerzas políticas como el PAC en Costa Rica avancen hacia una propuesta que retome las raíces de un compromiso con los Pueblos y las clases Trabajadoras a fin de triunfar en la segunda vuelta o más tarde en la oposición.