rss 0.92 | rss 1.0 | rss 2.0 | atom
Autor: Búsqueda de “Wim Dierckxsens y Walter Formento”

Nacionalismo vs Globalismo y el fascismo del siglo XXI

Es muy importante hacer observable esta nueva arquitectura electoral y su modo-de-producción del escenario electoral, que tiene el objetivo de imponer a los candidatos-sin partido-sin historia que representan al 1% de la población mundial. Para los globalistas el futuro presidente de Francia debe ser, sea como sea, Emmanuel Macron, un candidato al estilo de Hollywood y de la gran comunicación sin partido; pero como “ex” cuadro de la Casa Rothschild, que cuenta con el respaldo de todos los patrones de las corporaciones que cotizan en la Bolsa de París, cuenta también con las plataformas globales de medios a su favor.
Si hoy la confrontación está establecida entre el capital financiero global que asciende y el capital financiero continental que se retrasa, el fascismo brota de esta relación social. No puede haber en lo nacional ningún actor que pueda encarnar uno de los lados de esta relación social fascista de poder. Por otro lado, se hace entendible porque Macron (Rothschild) y sus instrumentos de comunicación global necesitan como estrategia electoral llamar a LePen: “el peligro fascista”, apelando a la historia sucedida entre 1930-1950 y no al presente. Son los mismos globalistas que acusan a los partidos como el de Marine Le Pen, como ultra derechista y fascista en la estrategia de advertir/instalar sobre los peligros de un nuevo nacionalismo y fascismo que solo nos llevaría a la guerra, los que llevan adelante una estrategia fascista de golpes de comunicación y de terror, para poder “vender” y que las mayorías electorales “compren” que la única salida es la propuesta del globalismo con su creación de un Estado global.



Elecciones en Europa: Globalismo, Continentalismo y Universalismo

En este artículo vemos como el capital financiero globalizado procura desestabilizar a la Unión Europea. Con bombos y platinos celebran que este proyecto se cae a pedazos: primero el Brexit y luego seguirían triunfando los partidos euroescépticos de Holanda y Francia y por ende caería Merkel en Alemania. El nacionalismo es propagado por las fuerzas globalistas para que actúen en contra el Continentalismo de la Unión Europea. Un fenómeno muy interesante es que los partidos nacionalistas, a fin de obtener cierto peso a nivel político, se han organizado en partidos trans-europeos para entrar al Parlamento Europeo. Con ello su ira contra el Continentalismo de la Unión Europea podría transformarse en una alineación con el Universalismo Multipolar. La dirección definitiva si el mundo se mueve hacia un Estado Global o más bien en dirección del Universalismo Multipolar depende no en menor medida del camino que sigue Trump.



El mundo con Trump en el año 2017

El plan estratégico que Obama ha seguido debilitando la influencia norteamericana en la política exterior como nación hegemónica, ya que el proyecto del capital financiero globalista no tiene el objetivo de construir ´Otro siglo norteamericano´, sino un gobierno global por encima de todas las naciones incluso por encima de EUA.
Por otro lado, con la visión de la seguridad nacional y ´Make America Great Again´, la administración Trump empieza a mostrar la heterogeneidad de su composición de poder. Por un lado, ya se perfilan en su gabinete los actores del continentalismo unipolar financiero con la posible presencia muy fuerte de Goldman Sachs y sus CEO´s, del complejo industrial militar y sus generales, más la Exxon-movil, Rockefeller y Kissinger.
Se orienta a enfrentar a China e Irán y utilizar a Putin y Rusia para evitar la posibilidad que se realice una Eurasia unificada como multipolarismo Brics, proyecto que significa un contrapeso muy grande para las ilusiones tanto de un mundo unipolar con un enfoque nacionalista y neoconservador norteamericano como de un mundo unipolar bajo la hegemonía del capital financiero globalizado.
El unipolarismo continental financiero cuando se plantea el aumento de tasas de interés, desde la Fed o desde el tesoro de EUA, lo hace para reorientar el flujo de capitales ficticios de la gran burbuja financiera desde las economías emergentes hacia los EUA. Para desfinanciar al unipolarismo global y a los Multipolarismos, pero también para repotenciar la infraestructura de los EUA y recuperar la centralidad de motor de la economía mundial.
En este sentido coincide, con el continentalismo, en el enfrentamiento con China y el globalismo financiero de los Obama-Clinton. Pero se enfrenta con el Contientalismo unipolar cuando plantea la necesidad del TLCAN/Nafta. Y coincide con el multipolarismo Brics cuando ve la oportunidad de ser parte de la nueva ruta de la seda.



Ante qué coyuntura nos encontramos

Parece que hemos entrado en el Imperio del Caos, entendido como lo que resulta de la negativa a aceptar el propio declive hegemónico. Parece que Obama lidió con la decadencia de Estados Unidos, como Gorbachov en la ex URSS. Con la pretensión de California, Hawai y Puerto Rico de separarse de la Unión de Estados parece anunciarse incluso la Perestroika en Occidente. Las tendencias nacionalistas amenazan también la desintegración de la Unión Europea y se vislumbra un retorno al proteccionismo y nacionalismo.
Ante la tesis que los nacionalismos solo generan caos, racismo, xenofobia y hasta fascismo, los globalistas trabajan para poner nuevo orden en el mundo, con un proyecto del Estado Global que estaría por encima de las naciones e incluso por encima de los EE.UU. Para lograr su cometida no se puede descartar en este contexto un golpe, la ley marcial para no mencionar la eliminación física del nuevo presidente.



Geopolítica de la crisis económica mundial: globalismo vs. universalismo

Nuevo: Ediciones Fabro/Argentina
Viamonte 1550
Buenos Aires
Argentina
Tel.: 5368-6390
libreria@edicionesfabro.com.ar
contactos@edicionesfabro.com.ar



¿Amenaza de guerra mundial para crear un gobierno global?

Durante todo el 2015 y el 2016, la OTAN ha aumentado considerablemente sus bases y ejercicios militares en toda Europa, cercando las fronteras rusas. La Organización del Tratado del Atlántico Norte-OTAN- está “alertando” la amenaza de una invasión rusa a Europa mientras la propia OTAN prepara la escalada atómica. Se vislumbra así ante los medios la amenaza de una guerra termonuclear, amenaza que supuestamente vendría de Rusia. Lo que buscan es hacer público que Rusia ni China hacen caso a las advertencias de la OTAN ante las amenazas de guerra. En realidad la élite financiera globalizada amenaza a Rusia y China si no hacen caso a dicha élite al instalarse el nuevo sistema monetario internacional. Aquellas naciones que “no hacen caso” a dicha élite, como también es el caso de Venezuela y en menor medida países como Ecuador y Bolivia, podrán esperar fuertes sanciones y hasta golpes de estado y en última instancia una confrontación militar.